Un total de 5.200 docentes más en la enseñanza pública catalana

DESPUÉS DE AÑOS DE TRAVESÍA EN EL DESIERTO, finalmente la negociación colectiva ha vuelto a la enseñanza pública de Catalunya. Porque desde el último gran acuerdo de mejora de las condiciones laborales y de la calidad educativa, firmado en solitario por CCOO en el 2005, solo habíamos sufrido recortes y oídos sordos por parte del Departamento de Enseñanza. Ésta ha sido la primera victoria: romper la lógica de la imposición gubernamental de los últimos años, volviendo al camino de la negociación colectiva.

Autoría

Imagen del autor

Manel Pulido

Secretario general de la Federación de Educación de CCOO Catalunya


Es cierto que la aritmética parlamentaria ha jugado un papel muy destacado, pero no le quitaremos ninguna importancia a la continua movilización del conjunto de trabajadores y trabajadoras al inicio de los recortes y, cuando ésta decayó, a las movilizaciones de vanguardia de los sindicatos. Igual de importante para el cambio de actitud del Departamento ha sido la convocatoria de huelga prevista para el 9 de febrero, ya que el Gobierno ha sido consciente del daño que le produciría esa movilización.

Una estrategia en la que CCOO-Educación siempre hemos destacado: movilizar para forzar la negociación y conseguir acuerdos que obliguen a la Administración a cumplir lo acordado. Una estrategia diferente a la de otros sindicatos, que han actuado como transmisores de estados de ánimo, quejándose sin conseguir mejoras para sus representados y representadas, jugando al todo o nada.

Ahora todos los sindicatos hemos reclamado lo que CCOO acordamos en solitario, consiguiendo recuperarlo parcialmente. Es, eso sí, una parte importante, como la reducción del horario lectivo en una hora semanal. Recuperamos así algunas de las condiciones perdidas a la vez que se mejora la calidad educativa del sistema por el incremento del tiempo de coordinación y preparación de clases.

Políticamente, este acuerdo rompe dos de los dogmas del capitalismo de la crisis-estafa instalada desde 2008: la austeridad extrema y la precariedad laboral. Porque la creación de 5.200 puestos de trabajo con condiciones dignas, conseguidos en buena parte por el reparto del trabajo existente, representa inyectar en la sociedad centenares de millones de euros que volverán al consumo de bienes y servicios.

Además, hemos incrementado las plantillas de los centros públicos para mejorar la calidad de la educación, recuperado el cobro del mes de julio para el personal de sustitución que haya trabajado más de seis meses, sustituir desde el primer día las bajas que vayan a superar los siete días, volver a disponer de dinero para la formación permanente y situar la educación como prioritaria en las futuras ofertas de oposiciones.

Y como no podía ser de otra manera en CCOO, tanto el acuerdo como la convocatoria previa de huelga, han ido precedidas de un proceso de consulta a la afiliación y al resto de docentes de la enseñanza pública.

Somos conscientes de que aún falta mucho por conseguir: reducir una hora lectiva más para recuperar el horario anterior a los recortes, sustituir desde el primer día de baja, reducir el número de alumnado por aula, reducir el horario lectivo al profesorado mayor de 55 años, cobrar el primer estadio a los 6 años… Y con el conjunto de empleados y empleadas públicas de Catalunya, recuperar el 100% de las retribuciones en el caso de incapacidad temporal, la devolución de las pagas robadas en 2013 y 2014, el Fondo de Acción Social. Todo ello sin olvidar la lucha en el Marco Unitario de la Comunidad Educativa para mejorar la calidad de la Educación.

Tampoco nos olvidamos de nuestras compañeras y compañeros de la concertada. Con este acuerdo, sus condiciones laborales y la calidad educativa se alejan todavía más de las de la escuela pública. Por eso continuaremos batallando para exigir la homologación de las dos redes, tanto en condiciones laborales como de escolarización del alumnado.

Sabemos que tenemos mucha lucha por delante; allí estaremos las CCOO.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *