Desafíos y circunstancias educativas para niñas y niños en Japón

JTU (NIKKYOSO) ES EL SINDICATO DE MAESTROS MÁS GRANDE y tiene 250.000 miembros de un millón de profesores sindicados. JTU es una federación de 77 sindicatos afiliados con miembros de Guardería, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Universidad y Formación Profesional. Su principal objetivo es implantar en las escuelas los fundamentos de la constitución japonesa, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU y la educación autónoma.

JTU es miembro de la Confederación de Sindicatos de Japón (RENGO: JTUC) y el presidente Izumi es vicepresidente de RENGO-JTUC.

 

Pobreza infantil

Las circunstancias en torno a los niños son muy difíciles. Japón tiene una tasa de pobreza por encima de la media en los países de la OCDE. La brecha económica entre los padres ha aumentado, empeorando la pobreza infantil. En 2017, una encuesta destacó que uno de cada siete niños sufría pobreza, con el 50,8% de las familias monoparentales por debajo del umbral de la pobreza. Hay que destacar que la brecha salarial entre hombres y mujeres provoca que el 90% de las familias monoparentales estén compuestas por madre e hijos. Varios estudios han demostrado que la brecha salarial entre progenitores se traduce en una brecha académica entre niños y niñas. En 2013, el gobierno estableció una ley para atajar la pobreza infantil, pero sus medidas no han sido suficientes. JTU exige aumentar el apoyo financiero y las becas para garantizar una educación superior gratuita que asegure los derechos infantiles registrados en la Convención sobre los Derechos del Niño y la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU.

 

Desastres naturales y niños

Cuando ocurren desastres naturales, los niños son los más vulnerables y JTU los ayuda.

Han pasado siete años desde el Gran Terremoto de Japón Oriental. El proceso de recuperación está siendo muy lento y todavía hay más de 80.000 personas evacuadas. JTU está ayudando a los afectados con programas de apoyo, pero tiene dificultades debido al descenso en las ayudas por parte del gobierno y las ONG. Un gran terremoto también tuvo lugar en Kumamoto en mayo de 2016; JTU envió voluntarios y recaudó 83 millones de yenes para ayudas.

 

Políticas educativas

Desde 2007, los niños de 6º y 9º grado deben realizar exámenes nacionales homologados. El presupuesto anual es de seis billones de yenes. La convocatoria está dirigida a provincias y ciudades, e incluso a distritos y/o colegios. Esto provoca en algunos lugares la exclusión de la prueba de niños con necesidades especiales. JTU insiste en que no todos los niños tienen que hacerlos y apuesta por reformar radicalmente el sistema para evitar tanta competitividad.

El currículo nacional se modifica cada 10 años y los nuevos se emitieron para guardería, primaria y secundaria en marzo de 2017, y para educación especial en abril de 2017. La enmienda hace hincapié en la competencia y la capacidad, y en general son demasiado detallados aunque los profesores tienen la responsabilidad de crear el plan de estudios; aumenta lo que los niños aprenden y también la presión.

El inglés será introducido como asignatura en los grados superiores de primaria durante el curso escolar 2018. El número de clases ya se ha cerrado y no es posible aumentarlo; además hay otros retos, como profesores de inglés y los materiales para la asignatura.

 

Condiciones de trabajo de los docentes

En 2015, 7.954 maestros estuvieron de baja médica, 5.009 de ellos por enfermedad mental. En abril de 2017, el Ministerio de Educación publicó el resultado de una investigación que mostró que los maestros de Primaria trabajan diariamente, incluyendo la preparación en casa, 11 horas y 45 minutos entre semana, y 2 horas y 15 minutos los fines de semana; en cuanto al profesorado de Secundaria, 11 horas y 52 minutos de lunes a viernes, y 4 horas y 33 minutos los fines de semana. Esto significa que están más allá del estándar “karoshi” que el Ministerio de Salud y Trabajo estableció en 80 horas al mes. El Ministerio de Educación exigió aumentar el número de docentes, pero el Ministerio de Finanzas se negó debido a la falta de recursos. JTU ha llevado a cabo una campaña que logró generar una gran atención a través de los medios de comunicación e hizo que el gobierno considerara cómo mejorar las condiciones laborales del profesorado.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Fumiyo Fukuzawa

Directora del departamento de Educación y Cultura del Sindicato de Docentes de Japón (JTU)