CCOO rechaza el RD de Becas y Ayudas y exige su retirada

EL PROYECTO DE PRESUPUESTOS PARA 2018 ESTABLECE una partida para becas que sube menos que la media del presupuesto destinado a Educación, sin revertir los recortes y por debajo del PIB nominal, por lo que destinaremos menos recursos a becas, lejos de los datos de otros países europeos.

El informe de inicio de curso La inversión se congela y los recortes se cronifican mientras la Lomce sigue en vigor, presentado por la Federación de Enseñanza de CCOO; la campaña de Balia A la pobreza le gusta el fracaso escolar; el Barómetro de la Infancia de Save the Children; Los Factores de la exclusión educativa en España publicado recientemente por Unicef, anexo 2 evolución del gasto educativo en España; el Informe equidad educativa. La sombra de la inversión educativa en España publicado conjuntamente por Ayuda en Acción y Educo y los Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español de 2017, capítulo dedicado a becas y ayudas al estudio editado por la Fundación Ramón Areces con la colaboración de la Fundación Europea Sociedad y Educación, son los estudios que nos han alertado a lo largo del curso que ahora termina sobre la precariedad de la inversión pública en educación, el impacto de las políticas de recortes sobre los sectores más desfavorecidos de la población y sobre la clase trabajadora, y las consecuencias tan negativas que estas políticas tendrán para el futuro del país.

Todos estos informes destacan la importancia de las becas y las ayudas para garantizar el derecho a la educación, y tienen algunos lugares comunes dignos de reseñar:

  • Un duro recorte en la inversión en becas y ayudas que son fundamentales para el ejercicio del derecho a la educación y fundamentales para hablar de equidad educativa, inclusión y disfrute de derechos.
  • Un mayor esfuerzo económico asumidos por las familias ante la inhibición del Gobierno y que ha fracturado tanto el concepto de gratuidad como el de equidad.
  • Disparidad territorial en la inversión de becas y ayudas al estudio.
  • Falta de integración de los y las menores socialmente desfavorecidos.
  • Poca integración entre la educación formal y no formal. Déficits de recursos tan importantes como comedores, bibliotecas o transportes.
  • La falta de coordinación entre las administraciones central, autonómica y local.
  • El funcionamiento anómalo de los protocolos de acceso a las becas y ayudas, que obliga a las familias a adelantar el dinero.
  • Opacidad de datos, que en ocasiones se convierten en una barrera a la medición del impacto y a la evaluación de las políticas de infancia, entre las que destaca, con nombre propio, la educación.

Un duro recorte en la inversión en becas y ayudas que son fundamentales para el ejercicio del derecho a la educación y fundamentales para hablar de equidad educativa, inclusión y disfrute de derechos

En este escenario se celebró el 5 de julio la Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado para analizar el informe de ponencia relacionado con el Real Decreto por el que se establecen los umbrales de renta y patrimonio familiar y las cuantías de las becas y ayudas al estudio 2018-2019, y se modificaba parcialmente el Real Decreto 1721/2007 de 21 de diciembre, por el que se establece el régimen de becas y ayudas al estudio personalizadas.

En dicha reunión las consejeras y los consejeros presentes, representantes de CEAP, UGT, STES-Intersindical y CCOO, rechazaron globalmente el proyecto de Real Decreto y su modificación, presentando un voto particular al informe por entender que no analizaba de forma crítica algunos aspectos de la norma que siguen resultando lesivos para las familias con mayores problemas sociales y económicos, y, por tanto, para el derecho a la educación. Los puntos que fundamentan dicho voto particular son:

  1. Con el proyecto que se informa, se consolida en nuestro sistema educativo una política de becas y ayudas al estudio que persiste en un modelo que compromete la igualdad de oportunidades en el acceso a la enseñanza, desvirtuando por completo el fin y objeto mismo de la beca o la ayuda, que no es otro que el de eliminar cualquier obstáculo social y/o económico que pueda excluir a los ciudadanos y ciudadanas de la enseñanza y que pueda impedir, por tanto, el derecho de todos y todas a la educación. Por este motivo, los consejeros y consejeras firmantes vuelven a rechazar de pleno ese modelo que se plasma en el actual proyecto de Real Decreto que se presenta y recuerda que algunas de las organizaciones firmantes de este Voto Particular ya presentaron recurso ante el Tribunal Supremo.
  2. El Gobierno mantiene en inactividad sistemática al Observatorio Universitario de Becas, Ayudas al Estudio y Rendimiento Académico creado por el Real Decreto 1220/2010, de 1 de octubre. No ha habido una evaluación anual del nuevo sistema creado con la modificación del RD 1721/2007. Tras el primer año de aplicación del sistema que sigue proponiendo este Real Decreto, se observó la disminución de las cuantías percibidas y el aumento exponencial del abandono de los estudios universitarios. Esta tendencia sigue mostrándose en el Anuario de Indicadores Universitarios los últimos años.

El Gobierno mantiene en inactividad sistemática al Observatorio Universitario de Becas, Ayudas al Estudio y Rendimiento Académico creado por el Real Decreto 1220/2010

El RD 1220/2010 por el que se crea el Observatorio dice que “será un órgano de asesoramiento al que corresponderá estudiar y analizar los resultados de los programas de becas y ayudas al estudio universitarios, con objeto de contribuir a la mejora de la equidad, la eficiencia, la eficacia y la transparencia del sistema universitario español. La información que proporcione el Observatorio mejorará la eficacia del proceso de toma de decisiones de las universidades, las comunidades autónomas y la Administración General del Estado, pero también contribuirá a que el colectivo de estudiantes conozca el esfuerzo económico del Gobierno de España en el ámbito de las becas y ayudas al estudio, así como en las mejoras de las modalidades y umbrales y en la comunicación de los resultados”.

  1. Resulta especialmente grave la situación de aquellos alumnos y alumnas (hasta un 10% de becados/as) que, al no haber podido aprobar al menos la mitad de los créditos, además de perder el derecho a la beca, deben reintegrar el importe de sus becas cuando no disponen de recursos ni de condiciones para hacerlo, dando a la beca el tratamiento de una subvención finalista, ya que se interpreta que no se ha destinado el importe de la beca a la finalidad para la que se concedió, que por lo visto no es otra que aprobar más del 50% de los créditos.

Los consejeros y consejeras firmantes tienen un gran interés en conocer el número exacto de estudiantes que han tenido que devolver una parte de la beca por no cumplir con el rendimiento académico desde que se incorporó esta modificación, así como la titularidad de los centros en los que realizaban sus estudios.

  1. Otro de los efectos perversos es el de la incertidumbre sobre la cantidad que se va a recibir. El cálculo de la parte variable, además de estar vinculado al rendimiento académico del/la becario/a, está condicionado por múltiples factores que no se pueden conocer de antemano por lo que los/las beneficiarios/as no conocen con exactitud la cantidad que les va a corresponder. Además de desincentivar a muchas personas cuyas rentas familiares no permiten la asunción de ese riesgo económico, los becarios y becarias no tienen manera de saber si la cantidad que finalmente se les otorgará es la que efectivamente tienen derecho a percibir, pues sin la oportuna publicidad de los datos (el importe total a distribuir o el número de perceptores, por ejemplo) no hay manera de comprobar si las asignaciones se han hecho correctamente. El sistema es tan ineficaz que los becados están terminando de recibir en el último mes del curso los importes de la beca a la que tienen derecho, lo que supone una paradoja, ya que se tienen que autofinanciar durante el curso.

En el proyecto de presupuesto para 2018 la partida de becas (que supone aproximadamente el 60% del total del presupuesto del MEC) sube menos que la media del Presupuesto de Educación

  1. El borrador, además, elimina la posibilidad de ser beneficiario de una beca cuando el/la alumno/a se matricula solo de las asignaturas que le queden para terminar, en el caso de las enseñanzas no universitarias: Bachillerato, Formación Profesional, Enseñanzas Artísticas, Deportivas y de Idiomas, cuando alguna de estas enseñanzas requieren el pago de tasas. El proyecto actual exige para ser becario matricularse del curso completo o, al menos, de la mitad de las asignaturas –no en el caso de la modalidad a distancia, nocturna o de adultos–.
  2. Se acumulan las modificaciones anuales del RD 1721/2007, poniendo en cuestión la estabilidad normativa necesaria para generar seguridad jurídica.
  3. Desde el punto de vista de los recursos destinados a becas, en el proyecto de presupuesto para 2018 la partida de becas (que supone aproximadamente el 60% del total del presupuesto del MEC, cifra muy similar a la de las bonificaciones fiscales en educación) sube menos que la media del Presupuesto de Educación, que lo hace solo en un 3,46%, sin revertir los recortes y por debajo del crecimiento del PIB nominal, por lo que, en términos del PIB, dedicaremos menos recursos a las becas, manteniendo una fuerte diferencia con el resto de países de la UE. Además, esta subida se concentra en una partida destinada a becas de excelencia, dejando el crecimiento de la partida general de becas y ayudas en el 2,1%.

Sin embargo, hay que señalar que, por tercer año consecutivo, se hace más difícil el seguimiento de los recursos destinados a becas, ya que se han eliminado de la información presupuestaria indicadores muy relevantes: la cuantía media por tipo de beca y la comparación con años anteriores.

Y esta congelación en las becas se da en un curso en el que se prevén más de 10.000 nuevos estudiantes en el tramo no universitario.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autoría

Imagen del autor

Pedro Badía

Secretario de Política Educativa de FECCOO