17 razones y una más

HACE UNOS DÍAS, hablando con un joven de 17 años, me planteaba la presión a la que le sometía su grupo más cotidiano de iguales porque no expresaba ni exteriorizaba ninguna conducta celotípica con sus parejas. Amargamente me contaba cómo le afectaba e incluso le hacía dudar de su capacidad de amar el hecho de que no sintiese celos de sus amores, no le importase qué llevaban puesto, adónde iban o con quién y cuánto tiempo le dedicaban a él.

Fondos de formación a discreción

BAJO MI PUNTO DE VISTA / DESDE MI PUNTO DE VISTA. Hace unos días debatía sobre la manera de decir esta frase. Una gran amiga defendía que lo correcto era “desde mi punto de vista”. Argumentaba que los españoles somos orgullosos y nunca nos situábamos por debajo. Me dio qué pensar. No sé si somos o no orgullosos, lo que sí tengo claro es que el Gobierno se empeña en tenernos siempre bajo su yugo déspota, así que he decidido decir “desde mi punto de vista”. Así no sentiré estar bajo nada, aunque sea una fantasía.