Parar lo peor de la LOMCE ya

SI NO HACEMOS NADA, PASARÁN TRES COSAS, TODAS MUY GRAVES: Primera, a final de curso empezarán las reválidas. Segunda, no se harán las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). Tercera, este curso acabará con otro recorte de 4.000 millones de euros en educación. Las reválidas fijan el currículo PP, que ya es de por sí un currículo anclado, que no quiere entender que la ciencia avanza a pasos exponenciales. Las reválidas fijan también un modelo educativo. Cualquier cambio costará mucho más después de las reválidas.

Tenemos deberes

COMO SOY UNA MAESTRA PROGRE, celebro que CEAPA haya abierto sin tapujos el debate de los deberes. A ver si así nos aclaramos. Pienso que hay que tener tiempo para jugar de forma libre, aburrirse, compartir con la gente, moverse mucho. Considero contraproducente el estrés a que sometemos a nuestro alumnado.

Aspiran a la justicia educativa

A VECES NO QUIEREN APRENDER, retardan, pasan, se oponen, rebotan…

A veces, obedientes, estudian para el examen, hacen los deberes, y olvidan.

Esta es la gran presión que actúa sobre el profesorado. Más que sus familias, más que la dirección, más que la Consejería, incluso más que la OCDE y los medios de comunicación juntos, el alumnado nos interpela. Precisamente el alumnado que más necesita al sistema educativo porque no viene “educado de casa”.

La derogación de la LOMCE: tres pasos y una negociación

SE ESTÁ APLICANDO LA LOMCE. El margen de las Comunidades Autónomas para desarrollar los reglamentos no es suficiente para evitar el peso de la ley, aunque quieran. Ya están redactadas las aplicaciones que deben empezar el curso que viene.