El impacto digital del teletrabajo

TRAS EL CONFINAMIENTO EN CASA POR LA IMPREVISTA LLEGADA DEL COVID-19, se ha optado por posibilitar preferentemente quedarse en casa trabajando a un gran número de personas, antes de poner en riesgo la salud en los centros de trabajo.

Una de tantas luchadoras, ¿te ves reflejada?

ME LLAMO ANA Mª MADRID. ESTE DATO NO DICE MUCHO SOBRE MÍ, SOLO QUE SOY UNA MUJER. Pero añado que soy una de tantas mujeres trabajadoras y con discapacidad reconocida de un 68% y me dedico a la atención del alumnado con necesidades educativas especiales como PTIS (Personal Técnico en Integración Social), subcontratada por empresas externalizadas a las que la Agencia Pública Andaluza de Educación (APAE) adjudican los servicios en sus centros públicos, privatizando este servicio y con salarios precarios, insostenibles para cualquier hogar que dependa de ellos únicamente. Tal vez ahora sí quieras conocer mi historia, sobre todo si perteneces a este colectivo altamente feminizado desde sus comienzos.

El momento de la escuela pública

NO SÉ SI LAS CRISIS ENGENDRAN OPORTUNIDADES, COMO SE DICE A MENUDO, PERO SÍ QUE PARECE QUE SON TREMENDAMENTE ELOCUENTES, porque suelen dejar al descubierto aquello que no funciona, las grietas sistémicas, los problemas estructurales. Esta crisis sanitaria en la que todavía nos encontramos no ha sido excepción. Y es que nos ha puesto encima de la mesa aquello que no se quería ver, aquello que gusta de esconderse bajo las alfombras.

Ellas toman la palabra

CON ESTE LEMA, LA FEDERACIÓN DE ENSEÑANZA DE CCOO PRESENTA UNA CAMPAÑA SOBRE CÓMO HA SIDO TRABAJAR, VIVIR, CONCILIAR Y LIDIAR con todos los obstáculos y desventajas durante el proceso de confinamiento de las mujeres.

Iniciativa sindical por el derecho a la vivienda

LA CRISIS PROVOCADA POR EL CORONAVIRUS, Y EN PARTICULAR LAS SEMANAS DE CONFINAMIENTO, han dejado en evidencia una realidad residencial que exige una actuación decidida de los poderes públicos: familias que pasan verdaderas penurias para pagar el alquiler a fin de mes, viviendas que no reúnen los requisitos mínimos de habitabilidad, e incluso hacinamiento, especialmente en las grandes ciudades.

Las docentes y la conciliación en tiempos de Covid-19

SON LAS 7:15 HORAS Y UNA DOCENTE YA ESTÁ SENTADA DELANTE DE SU ORDENADOR EN EL SALÓN DE SU CASA. Llevamos unas semanas en estado de alarma por una pandemia mundial. Se han cerrado los centros educativos por el riesgo de contagio y de la nada, porque antes solo teletrabajaba en España un 7,5%, se ha montado un sistema de teleformación de emergencia a partir de la disposición, la profesionalidad y los recursos propios del profesorado.

De feminismos y teletrabajo

EL TELETRABAJO EN CONFINAMIENTO Y LAS TAREAS DOMÉSTICAS GESTIONADAS EN UN MISMO ESPACIO las veinticuatro horas del día sin asumir corresponsabilidades acarrea consecuencias desastrosas en la salud. Nos interesa destacar, en este especial escenario, el estrés, la repercusión emocional en las mujeres y la resiliencia como respuesta a la sobrecarga de responsabilidades.

Un paso adelante en el camino de la igualdad

ESTA CRISIS ES UNA OPORTUNIDAD PARA REFLEXIONAR SOBRE QUÉ EDUCACIÓN TENEMOS Y QUEREMOS. Emilio Lledó sintetiza la esperanza de cambio: “Ojalá el virus nos haga salir de la caverna, la oscuridad y las sombras” (El País, 29 de marzo de 2020).