Acoso en el escenario

EL HORROR DEL ACOSO ESCOLAR EN EL TEATRO no necesita de la evidencia ni de la pornografía del sufrimiento. Simplemente requiere de la desazón que dejan sus secuelas en la comunidad y en las personas que toca.

Yo, la violencia

ESTOY EN TODAS PARTES Y, MUCHAS VECES, soy tan astuta que es casi imposible verme. No tengo patria, edad, clase social ni escrúpulos de ningún tipo: me ensaño con quienes son más vulnerables. Cualquier motivo es bueno para actuar y suelo llevar de la mano al maltrato, tan versátil como yo.