Medicamentos peligrosos

LA PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES debe abordarse de manera integral en los centros de trabajo, contando con la participación directa de delegados y delegadas que pueden ver enriquecido su conocimiento cuando amplían la mirada y se acercan a factores de riesgo muy presentes en otros sectores de actividad, y que también pueden aparecer en su puesto, máxime en los centros de Formación Profesional donde se preparan jóvenes de diferentes ramas.

Mejorar las condiciones de seguridad y salud en centros educativos y de atención a personas con discapacidad

DESDE LA SECRETARÍA DE SALUD LABORAL Y MEDIO AMBIENTE de la Federación de Enseñanza de CCOO estamos desarrollando dos proyectos financiados por la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales (FSP) sobre información, sensibilización y promoción de riesgos por sustancias peligrosas: cancerígenos o mutágenos en centros educativos y en centros de atención a personas con discapacidad.

RISCTOX: Tóxicos al alcance de la mano

ES CIERTO QUE EN EL SECTOR EDUCATIVO los riesgos no tienen o, mejor dicho, no siempre se les da la adecuada importancia. En este sector, como en todos los demás, se utilizan a diario compuestos químicos: en cocinas, labores de limpieza, tratamiento de jardines, trabajos de mantenimiento, etc. Por lo tanto, están presentes en los centros educativos dentro y fuera del aula. Y es importante conocer los riesgos que pueden entrañar.

Productos cancerígenos y mutágenos en centros educativos

EL USO DE PRODUCTOS QUE CONTIENEN AGENTES QUÍMICOS peligrosos está muy extendido; se utilizan masivamente y forman parte de nuestras vidas, tanto en el ámbito laboral como en el personal, ambiental y social. Pueden estar presentes en todas las actividades profesionales, no solo a nivel industrial, sino también en la docencia. Su manipulación, sin tomar las medidas preventivas adecuadas, puede implicar riesgos para la seguridad y la salud.

Prevenir el cáncer laboral, una prioridad de las Comisiones Obreras

MIENTRAS ESCRIBO ESTAS LÍNEAS, vuelvo a revisar un recorte de periódico de 1977, semanas antes de la legalización de Comisiones Obreras, en el que compañeros del sector del fibrocemento burlaban la clandestinidad y denunciaban en rueda de prensa los efectos para la salud del amianto. La prevención de las exposiciones a agentes cancerígenos fue una de las líneas de acción para unas Comisiones Obreras todavía clandestinas, y 40 años después sigue siendo una prioridad de nuestro sindicato.