Priorizar la agenda social, derogar la LOMCE, revertir los recortes

AUNQUE LAS ELECCIONES DEL 20-D nos han dejado un escenario político lleno de incógnitas y de incertidumbres, en CCOO vamos a aprovechar el momento para poner énfasis en nuestras propuestas, en la lógica de ganar la complicidad de la mayoría de la sociedad para reforzar nuestra posición ante cualquier gobierno que pueda salir de la compleja aritmética parlamentaria.

Priorizar-la-agenda-social,-derogar-la-LOMCE

Los resultados electorales permiten lecturas muy diversas. La primera, sin duda, tiene que ver con la sanción electoral a los partidos que han gobernado la crisis y con un amplísimo rechazo a las políticas de austeridad que han debilitado el estado social y erosionado los derechos. En este sentido hay una notable censura al bipartidismo (mayor en el caso del PP) que cae del 73 al 50%, al tiempo que se produce la irrupción de nuevas fuerzas políticas. Se trata de un claro voto contra las políticas de austeridad, corregido en su proyección por una Ley electoral que trastoca seriamente la voluntad de la ciudadanía.

Más allá de estas consideraciones, podemos afirmar que se ha producido un claro desplazamiento del voto a la izquierda. Las formaciones situadas del centro a la derecha han perdido 2,1 millones de votos, mientras que las situadas a la izquierda han logrado 2,6 millones de votos más que en 2011. No obstante, como acabamos de señalar, el giro del electorado a la izquierda puede verse frustrado por una asignación de escaños que favorece a las formaciones de centro derecha, especialmente al PP.

En este contexto, desde CCOO tenemos que hacer visibles nuestras propuestas, tanto en el plano general como en el educativo. Y hemos de hacerlo no sólo cuando haya un nuevo gobierno, sino desde el primer momento, para condicionar desde nuestras posiciones el temor de los pactos que pudieran ser necesarios para su formación.

Para ello vamos a situarnos a la ofensiva. Si durante los años de la crisis hemos trabajado para evitar o minorar los recortes, tanto desde la propuesta como desde la movilización, ahora tenemos que disputar el reparto del crecimiento. Y hemos de hacerlo en el ámbito de la distribución primaria de la renta -en la empresa, a través de la negociación colectiva- y también en la sociedad -a través de las políticas sociales y de los servicios públicos-.    

Por tanto, hay de empezar reforzando la negociación colectiva apostando, como ya lo hicimos en el AENC, por la mejora del poder adquisitivo de los salarios y de las condiciones laborales, lo que contribuirá a reforzar las bases del aún endeble crecimiento económico. También hay que conseguir situar el SMI en 800 euros.

Hay que acabar con la creciente precariedad y con la pobreza laboral. Esto pasa por derogar la reforma laboral y negociar una Carta de Derechos Laborales que recomponga los derechos debilitados por las sucesivas reformas. Tenemos que garantizar los derechos de las personas que han sufrido con mayor virulencia los embates de la crisis con la renta mínima garantizada que promovemos a través de la Iniciativa Legislativa Popular y a través de las políticas sociales y de unos servicios públicos reforzados.

En educación seguimos trabajando por la derogación de la LOMCE y la reversión de los recortes. CCOO ha sido la primera organización en dirigirse al nuevo parlamento para recordar que hay una mayoría parlamentaria de los grupos políticos que habían manifestado su compromiso de derogar la ley y exigirles que buscaran las fórmulas para concretarlo. Pocos días después lo hicimos acompañados de otras organizaciones de la comunidad educativa, entregando un escrito a la Mesa del Congreso en la misma línea. No se trata sólo de situarnos ante un nuevo gobierno que no sabemos cuándo ni cómo se podrá constituir, sino de condicionar que en las negociaciones que han de llevarse a cabo para alcanzar los pactos que permitan gobernar, la educación esté presente y el compromiso de derogación de la LOMCE forme parte de los necesarios acuerdos para la investidura. Estamos trabajando en una propuesta de desmontaje de la LOMCE que abarque los calendarios de implantación, los aspectos jurídicos, los organizativos, que contemple las garantías para no perjudicar al alumnado ni al profesorado…

En paralelo, estamos impulsando una campaña de acción sindical para recuperar y mejorar tanto el empleo como las condiciones laborales y retributivas. Bajo el lema En educación todo son derechos, apostamos por la recuperación del empleo perdido y de su calidad, por la recuperación de las condiciones laborales y retributivas de los trabajadores/as del sector y vinculamos ambas cuestiones con la posibilidad de ejercer el derecho a una educación de calidad con equidad.

Tras la celebración del grueso de los procesos de elecciones sindicales, CCOO se consolida como la primera fuerza sindical en nuestro país con 8.361 delegados y delegadas de diferencia sobre UGT, y aumentando también la distancia sobre el resto de las fuerzas en presencia. Se trata de la mayor diferencia obtenida en los procesos electorales. Somos la primera fuerza sindical en educación y lo somos también en el conjunto. Con esa fuerza y esa legitimidad seguiremos trabajando con determinación por nuestros objetivos.

Bajo el lema En educación todo son derechos, apostamos por la recuperación del empleo perdido y de su calidad

Etiquetas:

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Francisco García

Secretario general FECCOO