¿“Quo vadis”, ayuda en educación?

LA CRISIS ECONÓMICA HA ALEJADO A ESPAÑA de sus objetivos en materia de cooperación al desarrollo. Este diagnóstico no solo lo comparten los principales actores en la materia, sino que también lo piensa Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Los datos suelen ser jueces implacables de las promesas de los mandatarios. La fotografía es desoladora.

La ayuda oficial al desarrollo se ha desplomado en los últimos años, cayendo al 0,13% del PIB en 2015. ¿Dónde quedó el reivindicado 0,7%? Pero hay más. La cooperación española en educación se ha reducido más de un 90% entre 2008 y 2015 (de 354 millones de euros a 34 millones). La ayuda a la educación básica no llegaba ni a los cinco millones de euros en 2015. La inversión en educación para el desarrollo ha pasado de 67 millones de euros a 21 millones en los últimos cinco años.

En medio de este escenario, la comunidad internacional se ha fijado 17 objetivos para 2030. Uno de ellos es garantizar una educación de calidad para todos a lo largo de toda la vida, que será imprescindible para transformar el mundo. Estamos en un periodo decisivo en el que las políticas españolas de cooperación tienen que adecuarse a la nueva agenda internacional. España debe comprometerse. Es la conclusión del informe ‘La Ayuda en educación, a examen 2017’, elaborado por Entreculturas, ALBOAN y la Fundación ETEA, que se presentó el 31 de enero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. El estudio analiza lo que se ha realizado en nuestro país en materia de cooperación internacional y, en particular, de cooperación en educación en los últimos 15 años.

España comenzó a destinar fondos a la ayuda multibilateral a la educación en el año 2007. Este tipo de ayuda ha ascendido a 414 millones de euros en el período 2007-2014 y ha sido aportada, casi en su totalidad, por la cooperación centralizada. La evolución que ha seguido esta ayuda es desalentadora. Entre los años 2008 y 2010 esta ayuda ha supuesto más de un tercio de la ayuda bilateral destinada a la educación, pero en 2014 podría decirse que, prácticamente, ha desaparecido, según apunta el informe.

¿Cómo se reparte la ayuda al sector educativo? Se encuentra altamente concentrada, pues tan sólo dos países, Francia y Alemania, aportaron casi un tercio de la ayuda total a la educación en el período 2002-2014 (el 15,1% del total y el 14,5%, respectivamente). Si a la ayuda aportada por estos dos países se suman las de Japón, Estados Unidos y Reino Unido (con alrededor del 7% cada uno), se alcanza la mitad de la ayuda. De entre los principales donantes es llamativo el comportamiento de Países Bajos, que ha disminuido sus aportaciones entre 2007 y 2014 en más de 570 millones de dólares.

Esta concentración de donantes hace que un cambio de política en la asignación de la ayuda de cualquiera de ellos afecte de una forma muy importante al sector. La ayuda española alcanzó su valor máximo en 2008 (477 millones de dólares), llegando a ocupar el sexto lugar entre los países donantes del Comité de Ayuda al Desarrollo en educación; en 2014, la ayuda tan solo fue de 53 millones, relegando a España al puesto 22, según el informe.

Una de las principales recomendaciones que aporta el estudio es recuperar la inversión en Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), tanto por parte del Gobierno central como de las comunidades autónomas, priorizando la educación básica hasta llegar al 8% de nuestra ayuda bilateral. El informe destaca la importancia de la educación en la nueva agenda de desarrollo. “Fortalecer la educación para la ciudadanía global y promover la coordinación para los distintos actores del sector, apoyando los convenios plurianuales con las ONGD especializadas en educación; disponer de un sistema de indicadores adecuado para medir la calidad educativa y hacer un seguimiento del ODS4 sobre el derecho a la educación. La sociedad y, sobre todo, la cooperación españolas deben comprometerse con esta agenda”, concluye.

El reloj ya está en marcha y la cooperación española tiene la oportunidad de convertirse en un actor clave de este proceso.

Etiquetas:

, ,

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría