Los valores finlandeses como espejo para la educación en España

ARTÍCULO DE XAVIER MELGAREJO, experto en el sistema educativo finlandés, que falleció el pasado 20 de febrero. Melgarejo, que defendía que calidad y equidad deben ir de la mano, se centró en convencer a los ciudadanos (en lugar de a los políticos) de que la educación es lo más importante. En este artículo explica cómo interpretar los resultados en PISA de 2016 sobre las competencias científicas de dos de los países asociados a la OCDE con mejor rendimiento y cuenta cómo transformó la adversidad que supone un cáncer.

Montserrat Ros, secretaria de Política Educativa FECCOO, le dedica estas líneas.

 

Gracias, Xavier Melgarejo

La bondad. Desde siempre, Xavier fue un hombre bueno, que hacía cosas buenas para los demás. Conocía el mundo y a las personas, y a pesar de conocernos nos amaba. No era ingenuo sino generoso.

La claridad. Le conocí en 2005. Todavía no había leído su monumental tesis sobre el sistema educativo de Finlandia. Desde entonces hasta hoy su pensamiento se ha hecho más nítido, más conciso. Es de las pocas personas que puede describir la realidad con sencillez. Su palabra alumbra.

La belleza. Desde que enfermó, Xavier encontró un gran consuelo en la belleza. “Todos podemos mejorar y hacer de nuestra vida algo bello.” Su capacidad para vislumbrar la belleza me emociona.

La voluntad. Acabar su tesis fue una proeza. Desde 1992 a 2005. No dejó nunca de trabajar. Repasó su último libro un viernes. El domingo siguiente, acabó el artículo que hoy publicamos. El lunes 20 de febrero murió. Trabajó sin poder trabajar con el dolor de la enfermedad y la pesadez de la medicación. Con las manos hinchadas, apenas acertaba sobre el teclado, tenaz e ilusionado hasta el último momento.

Nunca pidió nada a cambio de su sabiduría. Gracias, Xavier Melgarejo.

Este artículo tiene varias partes. En primer lugar explicaré cómo interpretar los resultados en PISA de 2016 sobre las competencias científicas de dos de los países asociados a la OCDE con mejor rendimiento. Contaré porqué empecé mi investigación sobre el Sistema Educativo finlandés, y cómo a pesar de la aparición de un cáncer avanzado transformé esa adversidad.

 

PISA y conclusiones internacionales

Se evidencian dos focos de alta calidad, uno en el sudeste asiático, y otro formado por el bloque de Estonia y Finlandia. En el primero destacan Singapur, Japón, Hong Kong, Taipei, Macao, Corea del Sur, y Vietnam. El país “central” de este grupo es Japón, ya que fue el primero en aplicar un modelo político, económico, social y educativo que le llevó al éxito. Hace más de 20 años que los estudiantes japoneses tienen resultados excelentes en todas las competencias. Japón quiere ser el líder mundial en la sociedad del conocimiento mediante el esfuerzo de toda su población, creando una sociedad competitiva; pero con el problema de que muchos millones de personas no pueden seguir ese ritmo. El esfuerzo es el valor central y el ascensor social. Muchas familias complementan las clases oficiales con extraescolares dedicadas al estudio.

El segundo valor que domina es la libertad para escoger el centro. Frente a este modelo, en Europa encontramos un estado como Finlandia que destaca desde hace muchos años por su excelencia en los resultados de competencias en PISA; y en esta última evaluación llama la atención el ascenso de Estonia, después de imitar su modelo educativo. Finlandia consigue buenos resultados en PISA sin presionar a los niños. Es el país que menos horas curriculares realiza en la educación primaria y secundaria de todos los países de la OCDE, y sorprendentemente las clases en Finlandia duran unos 45 minutos con descansos de 15 minutos. Ninguna familia lleva a sus hijos a clases de recuperación o como complemento de las actividades escolares. Finlandia también quiere liderar una sociedad del conocimiento, pero a la vez quiere que sea en un contexto de un Estado del Bienestar nórdico, quieren una sociedad ética, que busca la igualdad en un ambiente de libertad de sus ciudadanos. En Finlandia consiguen la excelencia con un profesorado extraordinariamente preparado y un gobierno que les apoya, da a sus directores autonomía, recursos y confianza. Los valores finlandeses encajaban mejor en el sueño que yo tenía para nuestro país. Mi tesis doctoral fue ‘El Sistema Educativo Finlandés: la formación del profesorado de primaria y secundaria obligatoria. 2005. Barcelona. U.R.LL’, e informé a todas las autoridades de mis estudios. (MEC, Generalitat de Cataluña, etc.).

En mi escuela me nombraron director para ver si podía reducir el fracaso escolar que teníamos, que oscilaba entre un 18% y un 20%. Logramos, con ayuda de mis compañeros del equipo directivo primero y luego con la implicación y mejora de todo el claustro, reducir esa cifra a un 4% sin más recursos. Pero empecé a tener dolores en la espalda, hasta que en septiembre de 2011 me diagnosticaron un cáncer de pulmón con metástasis en los huesos; me dieron de cuatro a seis meses de vida. Buscando alternativas, encontramos una que paralizó el cáncer durante 30 meses. En esta fase de mi vida, volví a la escuela, pero dejé la dirección y me concentré en el trabajo como psicólogo escolar y profesor. Fuera de la escuela divulgué todos mis estudios en pueblos y ciudades, universidades e instituciones que se interesaran, prensa, etc. y conseguí publicar un libro para divulgarlo: Gracias, Finlandia. (Plataforma Editorial, Barcelona 2012). El presidente de Finlandia me concedió la máxima condecoración que se puede dar a un extranjero: “la cruz de caballero de la Rosa Blanca de Finlandia”, como reconocimiento a esta labor. En todos estos años ninguna autoridad educativa del gobierno español ha mostrado interés en conocer mis estudios ni ha sido reconocida mi labor por las autoridades educativas españolas, pero sí en Cataluña. El único sindicato que mostró interés, fue CCOO, con Montserrat Ros presente en la lectura de mi tesis. Quiero darle las gracias a ella, y a todos los coordinadores del sindicato, que a pesar de no formar parte del mismo, me invitaron a dar conferencias en encuentros de todos vuestros representantes de toda España.

A finales de noviembre de 2016, como consecuencia de la quimioterapia, se me paralizaron los dos riñones. A pesar de mi difícil situación he aprovechado este espacio de recuperación para escribir otro libro: Transformar la Adversidad. (Plataforma Editorial, marzo de 2017. Barcelona). En este libro explico cual ha sido mi respuesta al cáncer, y también he aprovechado para escribir este artículo. Quiero dar las gracias a todos los profesores que de una forma callada trabajan con afecto y profesionalidad, muchas veces en condiciones muy duras para construir una sociedad mejor. Es un honor ser maestro, y vuestro compañero ya que cuidamos del tesoro de la Nación, nuestros hijos e hijas. Os quiero.

Últimos comentarios

  • Ana

    Soy educadora y maestra de educación infantil, me gustaría que lo os políticos de mi país escucharan a profesionales de la educación tan fantásticos y valiosos como Xavier Melgarejo, porque hay que aprender de ellos, para que nuestros políticos lleguen a un gran pacto de acuerdo sobre la educación en España. Con las consideraciones de modelos como el Finlandés que crean una sociedad mas justa y equitativa, con grandes valores democráticos, en definitiva una sociedad del BIENESTAR.

  • pedro

    Los responsables políticos de la educación española son incapaces de levantar la cabeza y observar lo que sucede a su alrededor.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Xavier Melgarejo

Experto en el sistema educativo finlandés