“Los tiempos nos obligan a volver a ser un sindicato de militantes”

ME LLAMO GUILLERMO HERRAIZ MEDEL, soy profesor de Secundaria, de Biología y Geología en el IES Joaquín Costa de Cariñena. Trabajo como docente desde hace 17 años, 15 de ellos de interino, he recorrido 14 centros en las tres provincias de Aragón. Estoy afiliado a CCOO desde 1998. Entonces participé en la secretaría de juventud, y desde 2008 estoy en el Consejo de la Federación; desde 2012 represento a CCOO en la Junta de Personal; desde abril del año pasado estoy dispensado en la oficina de Zaragoza. Este curso represento a CCOO en la Plataforma Escuela Pública de Zaragoza y soy su portavoz.

¿Cuáles son los principales retos que debe enfrentar la Federación de Enseñanza de Aragón?

Estamos en un momento sociopolítico complicado. Parece que en los próximos años la tendencia va a ser de intensificación de los recortes. Nos va a tocar trabajar mucho en las mesas de negociación y en la calle para mantener lo conseguido e intentar recuperar algo de lo perdido en estos 7 años de mal llamada crisis. Es una tarea que pese a nuestra importancia, las CCOO no podemos afrontar a solas, y se hace necesario establecer sinergias con otros sindicatos en la negociación y otros movimientos sociales en la calle. Tenemos que hacer entender al conjunto de trabajadoras y trabajadores, en cada rama del sindicato, que en este momento histórico la lucha por nuestros derechos laborales y sociales, en contra de los recortes, están muy ligadas. Desde la solidaridad debemos integrar todas las luchas para intentar propiciar una salida a la crisis que no se cargue sobre las condiciones de vida de la clase trabajadora.

Otra parte del reto es mejorar la calidad de la enseñanza, en primer lugar de la Enseñanza Pública porque es la que atiende a todas y todos. CCOO somos un sindicato sociopolítico por lo que tenemos una mirada amplia, social y política de nuestro trabajo como profesorado. Los cambios sociales, económicos  y políticos que se están produciendo en España, en Europa y en el mundo entero hacen imprescindible una buena enseñanza pública para todos y todas, que permita a la mayoría participar del progreso social, la justicia y la equidad. En cierta medida me atrevería a decir que la democracia depende de ello.

También tenemos que recuperar con buen trabajo la imagen pública deteriorada por algunos problemas concretos que nos han salpicado sin tener nada que ver nuestra Federación y también por campañas difamatorias unidas a la desinformación que suele haber sobre los sindicatos.

 

¿Con qué equipo cuentas para ello?

La mayor parte de los equipos que venimos trabajando en los diferentes sectores y provincias vamos a continuar. Una parte importante de la renovación y del rejuvenecimiento se ha ido realizando en los últimos años. Tenemos que hacer algunos ajustes, que ya están más o menos pensados, para reforzar aquellos sectores que en los últimos años han tenido un funcionamiento más complicado.

 

La participación es uno de los aspectos siempre a potenciar en cualquier organización. ¿Qué vais a intentar en ese sentido y cuál será la metodología a emplear?

En lo interno, el principal reto que nos marcamos es mejorar la participación de la afiliación en el funcionamiento del sindicato. La pérdida de la cultura de la participación es algo compartido con la sociedad en general, pero como sindicato que se pretende socio-político tenemos que dedicar esfuerzos e inteligencia a revertirlo, no sólo por los temas que tratemos, sino cómo convocamos las reuniones, y qué solución damos a las inquietudes que la afiliación nos transmite.

No podemos ser más un sindicato de estructura, los tiempos nos obligan a volver a ser un sindicato de militantes. Si no, seremos irrelevantes.

Nos va a tocar trabajar mucho en las mesas de negociación y en la calle para mantener lo conseguido

Las cosas no surgen de la nada, hay que ayudarlas. Convocar asambleas, y usar las nuevas tecnologías para propiciar que la afiliación pueda debatir previamente y participar en la toma de decisiones sobre temas candentes y sobre la postura del sindicato en mesas de negociación.

Queremos reimpulsar nuestra red de delegados y delegadas. Seguramente con las nuevas tecnologías su labor ya no es tan intensa, pero necesitamos referentes en los centros, que transmitan la información del sindicato, y que nos transmitan el sentir de la afiliación. Que nos ayuden a preparar las asambleas cuando visitamos un centro. Queremos darles tareas y retroalimentar la acción sindical con la información que nos proporcionen.

Nos planteamos agilizar el funcionamiento de la Comisión Ejecutiva, del Consejo, para hacer más dinámico el debate y dedicar más tiempo a confrontar ideas y alcanzar entre el mayor número de personas posible las síntesis de qué hacer. Salir de cada reunión con un plan de trabajo evaluable.

Tenemos que mejorar también la coordinación entre los equipos de los diferentes sectores y territorios. Queremos que todos los equipos de cada sección y territorio de la Federación funcionemos como un único equipo, mejorando la comunicación y la coordinación interna. Esto exige esfuerzo, sobre todo al equipo de Zaragoza. Yo me comprometo a reunirme con frecuencia con todas las secciones y territorios.

Otro reto es la comunicación. Vamos a establecer un equipo de comunicación, con personas de las tres provincias y los distintos sectores. Manteniendo el estilo, rigor y fiabilidad que caracteriza a las CCOO, queremos tener estrategias claras de comunicación en todos los medios a nuestro alcance.

 

¿Cómo se van a afrontar las relaciones internas entre sectores de la Federación?

El sindicato es de toda la afiliación, y estamos llamados a entendernos y trabajar por las CCOO, desde la unidad y desde la lealtad. En ese sentido, una de las cosas que queremos mejorar es la relación entre los diferentes sectores, estrechando lazos haciendo más fluida y directa la comunicación. Ningún sector puede imponer su visión a otro, debemos discutir los matices que puedan diferenciarnos en lo interno y no salir con mensajes contradictorios a la afiliación y la ciudadanía.

En el caso de la enseñanza privada concertada nadie puede poner en duda que CCOO apuesta por la Escuela Pública, así como que hará lo indecible por garantizar los puestos de trabajo.

El modelo de conciertos actual, de alguna manera, es fruto de la transición y ha demostrado ser un modelo que no resuelve los problemas sino que los genera, y que, por tanto, hay que superar. Tenemos que reflexionar y hemos propuesto a través de una resolución realizar una conferencia para encontrar entre todas y todos el modelo que mejor pueda solventar el conflicto desde los dos puntos de partida que he señalado antes.

Nos planteamos agilizar el funcionamiento de la Comisión Ejecutiva, del Consejo, para hacer más dinámico el debate

Otro de los temas que ha generado diferencias en este Congreso ha sido el interés de determinados miembros del sindicato por reabrir un debate en torno al Pacto Social por la Educación auspiciado por el Consejo Escolar de Aragón. A este respecto, en el último Consejo Federal se definieron las líneas rojas para poder negociar un pacto educativo. Una es que este no debía hacerse en el seno de los Consejos Escolares, por no ser nuestro espacio de negociación, otra, que no debía firmarse ningún pacto mientras la LOMCE siguiera en vigor y no se hubieran revertido los recortes. Para más inri, el Pacto aragonés tiene la peculiaridad de establecer como techo de financiación la media de las diferentes comunidades autónomas. En un escenario de recortes, es dar por buena la bajada de presupuesto, de manera automática, si se bajan los de otras comunidades, lo que limita gravemente a futuro, las posibles negociaciones.

 

¿Que es lo más urgente que debes despachar? ¿Qué cuestiones pendientes esperan al nuevo Secretario General en su despacho?

Un poco en broma, lo primero que queríamos hacer era quitar, precisamente, la puerta del despacho de Secretario General, así que decidimos que si ganábamos el congreso sacaríamos la puerta de su quicio. No sé si  físicamente lo haremos mañana. Pero sí tenemos claro que asumimos el reto de dirigir la Federación de Enseñanza para que sea de todas y todos, con transparencia y sin camarillas. El trabajo diario debe basarse en la lealtad a la Federación y en la confianza entre nosotras y nosotros. Así es que mi primer trabajo será reorganizar los tiempos del Secretario General y dedicar primero el tiempo y el esfuerzo a la afiliación de CCOO, será siempre mi prioridad, y después el profesorado y los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza en general y por último todas esas otras cuestiones que a menudo acaban secuestrando a los dirigentes y alejándoles de la misión para la que fueron elegidos.

Por otro lado, nuevo Congreso, nuevas personas, renovación etc. también significan un tiempo de revisión de propuestas, de ajustes en la política del sindicato. Pediríamos un  poco de paciencia porque iniciamos un nuevo rodaje y perdón por los errores y retrasos que de seguro cometeremos en los inicios.

Más allá de esto, hay que dar los toques finales al congreso, elegir el Consejo, retocar los equipos, como comentaba antes, repartirse algunas tareas y empezar a poner en marcha los planes que hemos ido preparando en esta larga fase congresual.

 

¿Alguna cuestión más?

También para nuestra Candidatura era importante dejar clara la independencia del Sindicato de otras organizaciones. Somos conscientes de nuestras fuerzas, de que para alcanzar buenos acuerdos necesitaremos pactar con otros sindicatos, pero nos ha pasado factura y nos ha debilitado mucho que el profesorado haya visto casi siempre a CCOO como un sindicato más de un cierto grupo de sindicatos, siempre los mismos, con poca personalidad y escasa independencia. CCOO debe tomar la iniciativa, estar bien conectado con el profesorado, nuestras propuestas deben salir de ellos y ellas, difundir nuestras propuestas e iniciativas y luego intentar unir fuerzas con otras organizaciones para alcanzar las reivindicaciones. CCOO somos un sindicato sociopolítico de izquierda y diferente al resto de organizaciones, en estos momentos en que tanto se fomenta la polarización social tenemos un papel fundamental y debemos hacerlo resaltar.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría