Premio Unesco de Educación de las Niñas y las Mujeres 2018

FUNDACIÓN EL KHEIR (EGIPTO) y el Centro para Mujeres de la Fundación de Jamaica recibirán este año el reconocimiento por su contribución y el apoyo de su labor en favor de la educación de las niñas y las mujeres.

Como ya va siendo habitual, Unesco entregará hoy, 11 de octubre, el Premio de Educación de las Niñas y las Mujeres en su sede de París, aprovechando el Día Internacional de la Niña. Este año, el reconocimiento ha recaído en la Fundación El Kheir, de Egipto, y el Centro para Mujeres de la Fundación de Jamaica (Women’s Centre of Jamaica Foundation), por su valioso y continuado trabajo en favor de la educación de mujeres y niñas.

Tal como informa la página de Unesco, “Los programas de la Fundación [El Kheir] dan apoyo a la transición de las niñas de la educación primaria a la secundaria, y para que completen el ciclo completo de su educación básica. Asimismo, empoderan a las niñas para que adquieran competencias en lectoescritura, para la vida cotidiana y el mundo laboral, y respaldan a los docentes para que adopten prácticas de enseñanza sensibles a las cuestiones de género y a crear entornos de enseñanza y de aprendizaje seguros”.

Particularmente, ha sido premiado el programa Oportunidades de educación para los niños de pueblos carentes de servicios adecuados gracias a escuelas comunitarias, que ha permitido mejorar el acceso de las niñas a una educación de calidad, a la vez que posibilita su desarrollo profesional y opciones de vita en las comunidades más pobres de Egipto.

En el caso del Centro para Mujeres de la Fundación de Jamaica, la organización ha decidido otorgarle el premio al programa Diploma de Estudios Secundarios Caribeño, que “apoya el regreso de las niñas adolescentes al sistema educativo formal después del nacimiento de sus hijos. Recibir el título significa que estas mujeres jóvenes pueden continuar en la educación superior y tener una carrera profesional provechosa. El proyecto propone un programa académico en asignaturas básicas, así como cursos que dotan a las mujeres jóvenes de competencias para generar ingresos, a la vez de forma presencial y virtual”, según Unesco.

Este centro lleva 40 años trabajando para proporcionar educación continua para las niñas adolescentes embarazadas y las madres adolescentes que tuvieron que abandonar la escuela, abriendo así sus posibilidades personales, las de sus familias y las de sus comunidades para alcanzar sus objetivos.

El premio

En años anteriores, el galardón otorgado por Unesco ha reconocido el trabajo del Programa de Desarrollo y Educación para las Niñas y Centros Comunitarios en la subregión del gran Mekong (2017) por un programa que buscaba reducir los peligros que acarrea la trata de personas con fines de explotación sexual o laboral, a través de la educación y la formación para toda la vida. Ese mismo año, también fue premiado la Mini Academia de Ciencia y Tecnología (MaCTec), una organización sin fines de lucro que “tiene como objetivo crear una primera generación de mujeres científicas” en Perú.

En tanto, en 2016 fueron premiados el Fondo Fiduciario de la Red de Alumnas de Harare, de Zimbabue, por el proyecto Empoderamiento de las alumnas de tercer ciclo mediante programas de liderazgo y tutoría; y el Directorio de Desarrollo de la Educación de la Primera Infancia de Yakarta, en Indonesia, por el programa Mejorar el acceso y la calidad de la educación de las niñas mediante la atención y educación de la primera infancia de base comunitaria, y la integración temprana de la perspectiva de género. Ambos buscaban mejorar las condiciones de acceso, permanencia y seguridad de las niñas y jóvenes en los entornos educativos.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría