9 de cada 10 personas consideran necesario cambiar el modelo de profesión docente

UNA ENCUESTA MUESTRA UNA RADIOGRAFÍA DEL PROFESORADO actual y de los desafíos inmediatos para mejorar el sistema educativo y alcanzar un pacto, de cuya ruptura es culpable la falta de voluntad política.

Si bien la muestra puede parecer pequeña –772 profesionales, con un 85% de docentes–, el avance de los resultados de la encuesta #DebateDocente, impulsada por Fundación Cotec y el Proyecto Atlántida, y realizada en el marco de un trabajo colaborativo que fue desarrollado a través de la Red por el Diálogo Educativo (REDE), recoge ciertas tendencias que podrían marcar el futuro de las políticas educativas para los próximos cursos y, sobre todo, de cara a la próxima década.

Entre los resultados más relevantes está que 9 de cada 10 personas encuestadas pide definir un nuevo modelo de profesión docente. Y se hace necesario porque identifica diversas debilidades en el sistema actual: la poca relación entre la universidad y los centros educativos preocupa al 81%, seguido de cerca (80%) por la poca colaboración entre docentes y la ausencia de un sistema adecuado de evaluación que permita al profesorado mejorar su práctica.

Así, casi dos tercios de las personas encuestadas calificaron de inadecuado o muy inadecuado el sistema de acceso a la función pública docente. Tampoco salieron bien paradas la fase de oposición (con sus modelos y competencias demandadas) ni el sistema de valoración de méritos vigente en la fase de concurso, como confirma que el 63% reclame cambios en el sistema de oposiciones.

Docente actual

Como era de esperar, el atractivo de la carrera profesional es un elemento fundamental para mejorar el reconocimiento social de la función docente para la mayoría de las personas participantes en la encuesta (59%), pero no se puede pasar por alto que una mejora salarial (37%) y un aumento en las notas de acceso a las titulaciones del ámbito educativo (32%) también son importantes.

Entre las características básicas que debe tener el profesorado, resulta curioso que apenas el 10% mencione su expediente académico o que el 26% haga referencia a la competencia digital, frente a otras cualidades tales como la empatía y la gestión emocional del alumnado (78%), la aplicación y conocimiento de metodologías didácticas activas (69%), conocimiento de la materia impartida (59%), capacidad de trabajar en equipo (58%) o contar con estrategias de atención a la diversidad (45%), entre otras.

De igual manera, según los resultados, la demanda de una formación continua debería priorizar el favorecimiento del trabajo en equipo de docentes vinculado al desarrollo de un proyecto en particular, una formación basada en buenas prácticas comprobadas y validadas, así como la impartición de cursos o seminarios a demanda según las necesidades de cada centro.

Entre los incentivos más valorados por las y los docentes están la participación en proyectos o experiencias de innovación, el intercambio de profesorado con otros centros y, en tercer lugar un aumento salarial.

Pacto educativo

En este sentido, el resultado de la encuesta es abrumador: el 84% de las y los participantes consideran que la ruptura de las negociaciones para alcanzar un pacto educativo se debe a los intereses particulares de los partidos políticos, mientras que el resto lo atañe a la financiación (9%) y a otros motivos (7%).

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría