Cualificación profesional para la digitalización

DESDE HACE UN TIEMPO, EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN se suceden artículos, tertulias y opiniones variopintas sobre los procesos de digitalización que se desarrollan en las sociedades actuales. Demasiadas veces se alude a la relevancia de incorporar las experiencias digitales en el sistema educativo como una receta mágica a la urgente necesidad de dominar las nuevas tecnologías.

Pese a la importancia de actualizar los programas escolares a la realidad vigente, los resultados no son a corto plazo ni para el conjunto de la ciudadanía.

Existen grandes diferencias sociales en la utilización de las tecnologías digitales. Es prioritario evitar exclusiones por razones de género, edad y clase social. En los últimos meses se ha señalado reiteradamente la brecha de género, pero no podemos olvidar la segmentación por razones de edad, evidente, y en relación con la clase social. Entre el 40% de la población que alcanza como máximo un nivel de enseñanza obligatoria, los riesgos son mayúsculos. La principal preocupación de CCOO se centra en el acceso y mantenimiento del empleo de la ciudadanía más vulnerable.

En este sentido, la formación profesional continua cobra un papel relevante como instrumento para lograr una adaptación a los cambios o la recualificación de los trabajadores y las trabajadoras que han perdido su empleo, a pesar de su cualificación, por pertenecer a sectores en declive. La brecha de edad se presenta como un riesgo de exclusión social si no se toman las medidas adecuadas en las políticas activas de empleo y si las empresas no invierten en formación continua. Por otra parte, la Formación Profesional del sistema educativo también debe modificar diseños, adaptar fórmulas organizativas, flexibilizar calendarios y horarios, y enriquecer su interrelación con el mundo del trabajo. Si no se regula, se establecen criterios y se desarrolla a partir del diálogo social tripartito, la FP Dual tampoco es la solución.

Para evitar los riesgos de exclusión social, resulta fundamental considerar algunos principios de la Organización Internacional del Trabajo:

“La empleabilidad se refiere a las competencias y las cualificaciones transferibles que refuerzan la capacidad de las personas para aprovechar las oportunidades de educación y de formación que se les presenten con miras a encontrar y conservar un trabajo decente, progresar en la empresa o al cambiar de empleo y adaptarse a la evolución de la tecnología y de las condiciones del mercado de trabajo”.

Una formación de calidad “sería aquella que, además de poseer niveles técnicos suficientes y capacidad de adaptarlos a diferentes escenarios, es capaz de responder adecuadamente a las demandas, necesidades y expectativas de sus sujetos de atención (individuos, empresas, sectores, cadenas productivas, territorios), y posibilita simultáneamente la creación de nuevas necesidades y expectativas personales, sociales y de desarrollo/promoción profesional en la población participante”.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Estella Acosta Pérez

Coordinadora del convenio entre las Federaciones de Industria y Enseñanza de CCOO