Educar para un presente incierto

CON LA SOCIOLOGÍA, CORPUS DE SABERES nacido para mejorar las problemáticas condiciones de vida que generamos los humanos en nuestras relaciones mutuas y con el medio, pronto ha venido a suceder lo que con otras áreas del conocimiento, instrumentalizadas meramente como mercancía.

V

Varela, Julia y Álvarez-Uría, Fernando (eds.) (2019).

Conversaciones con Robert Castel.

Madrid, Morata.

 

Los editores de esta selección de Conversaciones con Robert Castel (1933– 2013), sociólogos significados en atenerse a la razón originaria de ese oficio, contextualizan en el prólogo los trabajos intelectuales en los que se ocupó. Discípulos suyos en París, tuvieron la ocasión de traerle en varias ocasiones al Círculo de Bellas Artes en Madrid, y suyas son dos de las entrevistas que figuran en este enjundioso libro.

Las tentaciones neoliberales y neoconservadoras, partidarias de sostener el privilegio y la distinción de unos pocos sobre la mayoría, son tan fuertes que también invaden muchas decisiones administrativas que atañen al sistema educativo. Para contrarrestarlas, estas 11 Conversaciones pueden ser para el profesorado un magnífico recurso para dotar de coherencia su trabajo. En un anexo autobiográfico, “Buchenwald” –de similares propósitos que la carta de Albert Camus a Monsieur Germain en 1959–, les mostrará qué es lo que se espera del “buen profesor”. Reflexionar sobre las búsquedas del sociólogo francés al hilo de las fuertes transformaciones del capitalismo desde los años setenta, les ayudará a orientar su acción educadora en las aulas, les proporcionará las palabras precisas para explicar qué esté pasando cada día, con tanta “inequidad” como llevan chicos y chicas a cuestas, y con tanto “psicoanalismo” al servicio del poder –para que se autoinculpen de todo–. En las preocupaciones de Castel están los “individuos por defecto”, la “pobreza”, el “paro”, “la miseria en una sociedad de la abundancia”, el “trabajo asalariado”, la “propiedad social”, las “demandas sociales”, “la vulnerabilidad”, “la discriminación”, “la exclusión”, la “inseguridad social”, las “incertidumbres en el trabajo y en las protecciones sociales”, la “inserción” y, en definitiva, “las metamorfosis de la cuestión social” y todo lo que ello genera en el presente. Solo comprendiendo todo esto los profesores dotarán de sentido y horizonte a cuanto “reformismo” (educativo) se precie de caminar hacia una “cohesión social”.

Educar hoy implica –como requiere la ONU– involucrarse en todos los aspectos de la “inclusión” e “igualdad de oportunidades”, si no se quiere que la escolarización sea una de tantas trampas que nos impidan salir de “la perplejidad de este presente”. Esto exige el propósito de avanzar en la modernidad que todavía representan los ideales de la justicia, libertad y fraternidad.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Manuel Menor

Profesor de Historia