Yo, el racismo

CLASIFICO A LA GENTE POR SU RAZA, ES DECIR, POR SU COLOR DE PIEL, su linaje étnico o su procedencia cultural. Me da igual como sean y lo que piensen. Solo acepto a las personas de mi propia raza, porque es superior a todas las demás y merece tener privilegios.

Adopto varias formas: racismo cultural (cuando desprecio tradiciones de una etnia “inferior”), institucional (cuando actúo desde el Estado, a través de la justicia, policía etc.), aversivo (cuando actúo de forma disimulada y sutil) y oculto (cuando actúo de manera indirecta, disfrazando la discriminación con actuaciones, en apariencia, positivas).

A veces actúo solo y otras, con algunas amigas como la xenofobia (rechazo a las personas extranjeras), la homofobia (rechazo a las personas homosexuales), la transfobia (rechazo a las personas trans), etc.

Me baso en prejuicios para discriminar a una persona o colectivo. Tengo una opinión previa sin contrastar con la realidad y actúo en base a ella, me da igual que no se ajuste a la realidad y que me tachen de ignorante por ello. Mi opinión es la que cuenta y no entro en razones por mucho que traten de explicarme, con argumentos, la realidad.

Desde hace años intentan eliminarme desde distintos ámbitos: comunitarios, estatales o internacionales. Así, la Organización de Naciones Unidas (ONU), ya en 1965, adoptó la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y declaró el 21 de marzo como Día Internacional.

El primer artículo de la Convención me define como: “Toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública”.

Además, en muchos países estoy penalizado, con penas que van desde multas a privación de libertad. Lo mismo ocurre con la discriminación por orientación sexual, cultural u otra característica.

Si bien mis detractores van ganando algún terreno, sigo estando fuertemente arraigado en muchos colectivos. En realidad, solo hay un peligro para mí: la educación. Ella es la única que puede erradicarme del mundo. Pero, dado los vientos que corren a nivel social y político, no creo que vaya a poder conmigo en un futuro próximo.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

María Díaz

Secretaría de Políticas Sociales de FECCOO