¿Y los valores?

ES HABITUAL QUE HABLEMOS DE INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN, entre las cuales se incluye también al Ministerio. Sin embargo, creo que lo más acertado sería llamarles de enseñanza o aprendizaje, porque enseñar no es educar. La enseñanza se imparte y la educación se recibe.

Hago este inciso porque no sabemos hasta qué punto será beneficiosa la vuelta al colegio, dada la situación actual de incertidumbre a causa de la falta de claridad en las instrucciones para el retorno a las aulas. Sobre todo, me paro a pensar en las “no relaciones” entre alumnas y alumnos. Atrás quedaron esos recreos llenos de risas, juegos, miradas entre los mayores, cambios de cromos o chapas, el escuchar una canción entre dos cada uno con una parte del auricular…

Por otra parte, debemos exigir medidas eficaces para niñas y niños, especialmente para quienes provienen de familias con una situación económica más precaria. La falta de ingresos y la desconexión con la escuela puede hacer que se pierdan muchos y muchas estudiantes, que se vean en la obligación de buscar trabajo para ayudar en sus hogares.

La salud es importantísima y el Gobierno no puede recortar económicamente en este apartado; no obstante, es fundamental que sigamos velando también por la seguridad psíquica y social de las niñas y de los niños, más en estos tiempos donde las noticias, la distancia física y la nueva normalidad ponen en jaque no solo a la parte académica, sino a la construcción y al trabajo con las emociones y los valores. Las asignaturas seguirán siendo las mismas, pero no olvidemos, como docentes, que cada sentimiento tiene su edad y niñas, niños y jóvenes necesitan nuestra máxima atención.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

imagen del autor

Susana Martín-Doimeadios

Federació d'Ensenyament de Illes Balears