El porno es otro virus

DURANTE EL CONFINAMIENTO A CAUSA DE LA COVID-19, el consumo de porno se ha disparado en todo el mundo entre adultos y menores. Esta “escuela” –la del porno–, al contrario que las convencionales, ha permanecido abierta y a pleno rendimiento durante la pandemia.

Muchos de los grandes portales de referencia, como PornHub, han ofrecido sus contenidos gratis, aumentando así sus ingresos por publicidad, y, lo más importante, captando a un número desmesurado de usuarios nuevos mientras fidelizaba a los de siempre. Este “pasen y vean” durante el confinamiento va a crear dependencia en muchos jóvenes, a quienes más adelante les harán pagar, porque la pornografía amasa fortunas gracias a sus consumidores, millones de internautas a quienes engancha para controlarlos a través de sus datos, su dinero y su vida.

La pornografía se considera un fenómeno inofensivo y sin víctimas, pero lo cierto es que su gran consumo lleva aparejados efectos personales, familiares y sociales muy perjudiciales. Es un fenómeno que traspasa las fronteras digitales y que puede ser ritualizado por menores y adultos en las calles, en los colegios y en muchos hogares con un simple clic desde el móvil.

Muchos padres y madres son negacionistas en lo que se refiere a que sus hijos e hijas menores accedan a pornografía en la Red, pero es que niños, niñas y adolescentes están expuestos a una cantidad de material sin precedentes desde que tienen su primer dispositivo móvil con Internet (cada vez, por cierto, a una edad más temprana). El porno ha existido desde hace años, pero nunca había sido tan accesible como hasta ahora, ni tan extremo y realista.

Este negocio rompe sueños y destroza vidas a uno y otro lado de la pantalla, y también capta a mujeres y niñas engañadas con suculentas ofertas para trabajar como actrices porno amateur o modelos webcam, a las que explota y desecha, porque la pornografía necesita generar millones de contenidos de manera continuada. De ahí la constante búsqueda de “carne fresca” y la presión persistente por nuevas protagonistas. Sí, nuevas, porque sobre todo son mujeres, jóvenes y niñas.

El porno es un virus social que muta a gran velocidad gracias a las nuevas tecnologías y contra él la única vacuna es la educación y la lucha por la igualdad. Además, se trata de un virus que está en manos de personas con ánimo de lucro y cero empatía hacia la vida humana, como he podido comprobar en mi última investigación, publicada recientemente en un libro titulado PornoXplotación.

Últimos comentarios

  • Miguel Alvarez

    No es una cuestión de moral, o de derechas o izquierdas, es una cuestión de salud mental: es como el tabaco o la droga, ¿se puede fumar o consumir drogas o pornografia sin engancharse? Sí, pero esto está al alcance de muy pocos. Lo normal es acabar fumando como un carretero o ser un drogadicto, o acabar teniendo semen en el cerebro en vez de materia gris.

  • Joaquín

    Si si, hay que prohibir el porno, el tabaco, los toros, la homosexualidad , a los que piensan diferente, a los que tienen un ordenador y eligen lo que quieren ver esos a la cárcel. Hay que prohibir Ccoo, hay que prohibir la libre forma de pensamiento y sobretodo la moral de gente que se cuestiona que es lo siguiente que hay que prohibir , ya sea por ser gente amargada como la persona que ha redactado articulo que calificaría como ridículo, cohibiendo la libertad de elección.
    En definitiva hay que prohibir prohibir, y educar mejor a nuestros hijos.

  • Manuel

    Felicito a CCOO por alertar a la sociedad del grave problema que constituye el acceso indiscriminado a contenidos Porno, una forma de esclavitud y explotación devastadora.
    A menudo no suelo estar de acuerdo con los posicionamientos de CCOO en temas de educación, pero en este caso coincido plenamente.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Mabel Lozano

Directora de cine social, productora y autora.