Mes corto, pero intenso

El mes que ahora finaliza ha sido intenso en cuanto a la actividad desarrollada por Irakaskuntza en el Área Pública. Fruto de la coordinación que ahora detentamos, hemos estado presentes en una comparecencia parlamentaria, a petición de EH Bildu para explicar nuestras propuestas sobre empleo, en una Mesa de reflexión sobre la importancia de los Servicios Públicos como cohesión social, dentro de la jornada confederal de Negociación Colectiva y Acción Sindical de Euskadi y hemos participado activamente en la intersindical sobre este mismo tema que desembocará en las movilizaciones que realizaremos en los dos próximos meses.

Sobre los Servicios Públicos hay una cierta unanimidad en considerar que, al menos en España y en Euskadi, constituyen la base fundamental para garantizar el acceso en términos de igualdad a los derechos básicos reconocidos en la Constitución española: sanidad, educación, justicia, seguridad ciudadana, transporte público. Donde esta unanimidad se tambalea es en la inevitable comparación con los países del entorno. Mientras que los últimos gobiernos -aunque hayan sido de distinto signo político- parecen avalar la idea de que estamos en un nivel europeo más que aceptable, los datos demuestran una realidad distinta: solo comparando con la media de la Eurozona (recordemos, países de la UE que tienen el euro por moneda común), la diferencia -en negativo- es de casi dos puntos en inversión del PIB (datos de 2018) en lo referente a protección social, sanidad, educación y servicios públicos generales. 

 

En la CAPV los datos no pintan mejor. La educación pública vasca, por ejemplo, tiene porcentajes de temporalidad por encima del 25%, está descompensado por género (femenino en casi el 90% en Educación Infantil y Primaria y más del 60% en Secundaria) y cuenta con una plantilla fija en la que más de la mitad sobrepasa la edad de 50 años.

 

De todo ello se colige que las perspectivas de empleo público vasco para este año 2021 no parezcan tan satisfactorias como los anuncios oficiales pretenden. De un lado, por la alta incertidumbre presente con OPEs sin cerrar y una eventualidad desproporcionada. Del otro, por la escasa dignificación que hacia el empleo público parecen demostrar las instituciones (como ejemplo, más significativo el escaso interés por conseguir una Mesa General de Función Pública plenamente operativa).

 

Las políticas públicas deben jugar un papel fundamental para impulsar el necesario cambio de modelo productivo que nos acerque a una mayor equidad y una mejor distribución de la riqueza. Así lo entendía más del 35% de la ciudadanía española en el ya lejano 2013. Cabe pensar que los últimos años no hayan hecho sino aumentar este porcentaje, especialmente con la aparición del temido COVID-19.

Este mes ha tenido también fechas conmemorativas importantes, como la del Día internacional de la Mujer y de la Niña en la Ciencia. Sobre ello aparece información en este mismo número de la revista.

 

La sección de Enseñanza Concertada vuelve a denunciar las continuas irregularidades manifestadas por las patronales firmantes del Acuerdo que siguen empeñadas en retrasar el momento de aplicación de un Acuerdo que tanto esfuerzo ha costado conseguir. Se empieza a agotar el margen temporal para su puesta en marcha y los problemas derivados de su inaplicación empiezan a resultar obstáculos que de no mediar un cambio de actitud empresarial podrá acabar en los propios tribunales.

 

Además, la Revista incorpora las secciones ya habituales de “El Lápiz de…” -con un artículo interesante sobre la necesidad de un nuevo currículo para esta LOMLOE que tanto está dando que hablar, pero que aún muestra sólo ideas iniciales de aplicación- y “Ellas nos marcan el camino”, desde donde seguimos aprendiendo el importante, pero invisibilizado papel que las mujeres han ocupado en nuestra historia.

 

Damos, por último, información sobre el XIII Congreso de Irakaskuntza, que enfila ya los últimos preparativos para su cita final del 24 de abril, momento en el que Irakaskuntza renovará su equipo directivo para los próximos cuatro años.

 

Que disfrutéis este número del Gaiak, al menos tanto como lo hemos hecho en su preparación.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Pablo García de Vicuña

Secretario general de FECCOO Euskadi


Autoría