Este 2021, el 8M, con más razones que nunca

Todavía no he podido salir de mi estupor ante la polémica generada por las manifestaciones del 8 de marzo. En Euskadi se habían celebrado, hasta el 3 de marzo, una manifestación cada dos horas y media. En decenas de ellas hemos sido convocantes, como movimiento feminista o como sindicato. Yo misma he convocado varias de ellas, algunas con otras organizaciones y sabiendo que serían numerosas, para eso se convocan. Las dudas suscitadas ante el 8M eran planteadas desde el paternalismo, como si nosotras no fuésemos capaces de manifestarnos sin poner en riesgo la salud propia y la colectiva.

Las mujeres hemos estado al frente de los servicios esenciales en los momentos más duros de 2020 y hemos sufrido, además, el exceso de carga laboral y emocional durante el confinamiento, con poco o nada reconocimiento. Nuevamente hemos demostrado que, en las peores situaciones, luchamos y salimos adelante, y en nuestro día, en nuestro 8 de marzo, nos lanzan un mensaje de desconfianza y ninguneo.

Huelga decir que entre nosotras hay muchas que decidieron no acudir por diversos motivos, pero esa no es la cuestión central. Una vez más, y esto no es nuevo para nosotras, la cuestión reside en nuestra capacidad de decidir lo que hacemos, sin tutelaje, sin paternalismo, porque somos capaces de cuidar de y entre nosotras mismas, estamos aprendiendo a hacerlo tan bien o mejor que los cuidados que dedicamos a otras personas, y lo nuestro nos cuesta.

Otro año más acudí a la manifestación del 8 de marzo por mí, por todas mis hermanas que no pudieron, y por las que decidieron que no acudir era más seguro. Por aquellas que aún no tienen claro esto del feminismo, y nuestros lemas del 8 de marzo terminan de animarlas y se sumarán el año que viene. Por las jóvenes, a quienes les debemos seguir haciendo camino, por las mayores, que nos lo mostraron a nosotras, por todas las que caminamos juntas.

En 2020 la pandemia ha sido una razón más, que se ha sumado al motivo que nos lleva cada año a las calles, el machismo que nos discrimina, oprime y asesina.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Esther Piñeiro González

Esku hartze sozialaren arduraduna Responsable de intervención social CCOO Irakaskuntza 943470399 http://www.ccooirakaskuntza.org/ @ccooirakas http://www.ccoo.eus/ @CCOOeuskadi


Autoría