El futuro de la ecorrevolución ya está aquí

80 ASOCIACIONES DE FAMILIAS DE SIETE CIUDADES DE ESPAÑA se han sumado ya a la #RevueltaEscolar, una iniciativa que tiene como objetivo concienciar sobre la necesidad de promover cambios en la movilidad para obtener mejoras de seguridad, de salud y medioambientales en la comunidad educativa.

Si vives en Barcelona, Bilbao, Valencia o Madrid puede que algún viernes, entre las 16:30 y las 17:00 horas, hayas presenciado a un grupo de madres, padres, niñas, niños, abuelas… cortando el tráfico a la salida del cole.

¿Qué sucede? Probablemente has sido testigo de alguna de estas acciones reivindicativas, una verdadera rebelión de las familias contra la contaminación producida por los coches en los entornos escolares. Las movilizaciones se vienen realizando desde el 16 de diciembre de 2020 y se repiten cada 15 días.

El Fridays for Future de las familias

Son momentos para la protesta con un alto componente festivo y reivindicativo. La primera clave del éxito es que sea divertida. En la revuelta nos podemos encontrar desde una batucada hasta carreras de sacos, partidos de fútbol, desfiles de disfraces… Niñas y niños se apoderan rápidamente del espacio en un ambiente relajado, de viernes, donde socializan, meriendan y disfrutan. Otra de las claves es que cuenta con el apoyo de organizaciones de la sociedad civil, que actúan como verdaderas redes de tejido participativo impulsando las acciones. En concreto, destacan la plataforma vecinal Eixample Respira, en Cataluña, y Madres por el Clima, en Madrid. Según Guille López, portavoz de Eixample Respira: «Es muy positivo que asociaciones de familias de otras ciudades se estén sumando a la #RevueltaEscolar, que tiene el potencial de ser el Fridays for Future de las familias. Las ciudades se han diseñado alrededor del coche en las últimas décadas, y ya es hora de que las personas seamos el centro de las nuevas políticas urbanas”, añade.

El origen

La iniciativa surgió con una serie de charlas sobre movilidad en los centros educativos organizadas por el Ayuntamiento de Barcelona y que despertaron la inquietud de numerosas familias. “La reivindicación ya estaba latente. Ha ayudado mucho que en Barcelona hay mucha sensibilidad y acción, y unos coles impulsaron a otros”, explica López.

¿Qué busca la revuelta?

Los y las participantes reclaman una mayor pacificación de los entornos escolares, reducción de carriles de circulación priorizando el uso del transporte público y bicicletas, instalación de radares de velocidad, control de niveles de contaminación ambiental y acústica, entre otras propuestas recogidas en un manifiesto1. Es decir, caminar hacia nuevas realidades en las que se configuren ciudades con aire limpio, menos ruido y más calidad de vida. En definitiva, espacios urbanos para las personas y no para los vehículos de motor.

Niñas y niños en el centro

Si echamos la vista atrás, observamos cómo la preocupación por ofrecer entornos escolares accesibles y saludables a niñas y niños viene de lejos. Hasta los años 70 y 80 eran habituales los grupos de menores que llegaban a pie a su centro educativo. Con el paso del tiempo, el transporte motorizado se ha apropiado de las ciudades lo que ha supuesto un verdadero desastre para una movilidad escolar segura y autónoma. Ante esta situación dos respuestas pueden situarse como antecedentes de la revuelta. Por un lado estaría el mítico proyecto La Cittá dei bambini2 (La Ciudad de los Niños) de la mano del pedagogo Francesco Tonucci “Frato”; y, por otro, todo el movimiento social que propiciaron los Caminos escolares3 que tuvieron su máximo desarrollo precisamente en Cataluña.

Ecorrevolución 2.0

Entonces, ¿estamos ante los herederos de los caminos escolares? ¿Podríamos definir la #RevueltaEscolar como su movilización 2.0? Claramente estamos ante un movimiento que va más allá, no solo por su enfoque, sino también por su estructura, que encaja en la de los movimientos sociales emergentes como Fridays for Future.

Para empezar, las redes sociales juegan un papel fundamental de cara a la organización y difusión de las acciones. Todo está recogido en su web de forma clara y sencilla, lo que permite que la realización de las movilizaciones se desarrollen con un alto porcentaje de éxito y de una manera rápida. En su página encuentras desde una guía básica de funcionamiento, cartel, modelos de camisetas y el manifiesto, hasta todo lo que puedas imaginar. Se organizan, visibilizan y crecen muy rápido. En pocos meses han conseguido una repercusión altísima en comparación con la evolución de las movilizaciones tradicionales. Para Guille López, “la revuelta engancha con los caminos escolares que serían una fase anterior”. Las familias luchan ya no solo por lograr un camino o una vía de acceso al cole segura y sostenible. Ahora la idea es dar un paso más para conseguir entornos escolares seguros y saludables a través de cambios en la movilidad de la zona. La idea es sencilla, si hay menos coches esto se traducirá en una reducción de la contaminación, tanto del aire como acústica, en mejores condiciones de vida y en la protección del medio ambiente.

Hasta cuándo

¿Cuál es el horizonte de la #RevueltaEscolar? Continuar con la protesta cada 15 días hasta que se produzcan cambios sustanciales por parte de las administraciones involucradas en el tema.

Más información:

https://www.revueltaescolar.es

http://contaminacio.cat/escoles

https://youtu.be/nyr-VWCPrD8

https://twitter.com/RevueltaEscolar

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Encarnación Pizarro Pariente

Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente de FECCOO

Autoría

Imagen del autor

Rafael Páez

Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente de FECCOO