Diversidad, coeducación y construcción del discurso

TUVE LA OPORTUNIDAD DE VIVIR EN EL CAIRO VARIOS AÑOS. Se celebraba la Feria del Libro y numerosos países tenían una caseta donde mostrar sus obras. La embajada española nos pidió a las personas que en ese momento estudiábamos o investigábamos allí turnarnos en la caseta de España durante esos días.

Un niño y una niña entraron junto a su abuelo. El niño distraído, el abuelo ojeando y la niña curiosa, interesada por las ilustraciones de todos los libros infantiles, se paró en uno, lo abrió y acarició cada página. No hablaba español, pero miraba atenta cada ilustración. Le regalé ese cuento cuando se marchaban y fueron unos segundos de felicidad lo que duró esa mirada intensa y brillante que me dedicó, pues su abuelo le quitó el cuento para dárselo a su hermano. Quise buscarla, intentando demostrar una especie de sororidad intergeneracional para regalarle otro, pero fue inútil.

Cuántas niñas, con un gesto o una palabra, van interiorizando la desigualdad, la injusticia, la discriminación y truncando sueños.

Como dice Carmen Heredero, se han dado cambios legislativos que establecen la igualdad formal entre los sexos, pero son insuficientes para la transformación de la realidad y el cambio de mentalidades fraguadas en siglos de opresión, ya que aún perviven múltiples mecanismos de desigualdad y discriminaciones relativas a una identidad de género o una sexualidad no normativa y demasiadas fobias hacia personas LGTBIQ+.

La igualdad no se opone a la diferencia y sí a la desigualdad. Hay que proteger las diferencias y diversidades, siguiendo a Félix Angulo en su discurso sobre las justicias escolares, conscientes de que todos los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos, y la escuela debe proteger y ofrecer al alumnado la oportunidad de vivir dignamente, ser respetado y reconocido con las peculiaridades lingüísticas, de género, de etnia, de creencias y no creencias, de hándicap o cualquier otra que cada persona aporta, y haya presencialidad de esa diversidad en la escuela.

El currículo debería dejar de tener un discurso hegemónico, patriarcal y etnocéntrico en una escuela que protege la diversidad, la equidad y la inclusión. Es deseable, como señala Ana de Miguel, que nuestro alumnado conozca la historia de la opresión de las mujeres que impidió ejercer sus derechos y disfrutar de otras posibilidades para sus vidas.

Necesitamos la diversidad humana, lingüística, epistemológica, como subraya también Boaventura de Sousa Santos. Y necesitamos tomar conciencia de que todo lo que decimos y hacemos en la escuela, y fuera de ella, favorece la construcción del discurso del odio y la exclusión, o bien de los afectos, la participación y la democracia. ¿Se atreve la escuela a construir ese cambio?

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

imagen del autor

Begoña López

Especialista en relaciones internacionales, migraciones, asilo y refugio