Mentiras contra el derecho a la educación

GRUPOS CONSERVADORES HAN REALIZADO MANIFESTACIONES EN MUCHAS CAPITALES DE PROVINCIA para expresar su rechazo a la Ley Celaá, a la que intentan desprestigiar con mentiras como “es una amenaza para la escuela concertada”, “pretende cerrar los centros de educación especial”, “amenaza a la religión católica”, “elimina el castellano en Cataluña”, etc.

La educación es un pilar de la reconstrucción social

EN UNA ENCUESTA DE RECIENTE ELABORACIÓN PROMOVIDA POR la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), y coordinada por el profesor Fernando Trujillo de la Universidad de Granada, la gran mayoría del profesorado consultado entiende que el inicio de curso, y su posterior desarrollo, será un reto difícil de superar si no se realizan inversiones en infraestructura y en personal (63%); si no se hace una revisión profunda del currículo; y si no se fomenta la participación de las familias y del alumnado en el proyecto educativo, además de una cultura de colaboración entre docentes.

¿Hay lugar para la esperanza?

EN UN ENCUENTRO CONVOCADO RECIENTEMENTE POR SAVE THE CHILDREN CON EXPERTOS Y EXPERTAS DE LA EDUCACIÓN, junto a representantes políticos de los gobiernos de España y de Andalucía, se pasó a los y las asistentes una encuesta con tres preguntas que hacían referencia a otros tantos escenarios posibles: que el sistema educativo seguiría como está; que cambiaría para mejor; o que aumentaría la desigualdad y empeoraría sus indicadores. La respuesta fue clara y rotunda: el sistema educativo se verá afectado negativamente por la pandemia, aumentando la desigualdad y la segregación.

¿Qué va a pasar con las actividades extraescolares?

ESTA ES LA PREGUNTA QUE EN ESTOS MOMENTOS SE ESTÁN HACIENDO las asociaciones de madres y padres de alumnos y alumnas, tanto estatales como en las distintas comunidades autónomas, y que recogen diferentes medios de comunicación.

La equidad y la igualdad como prioridades

LA POBREZA, EL RIESGO DE POBREZA Y EXCLUSIÓN SOCIAL siguen afectando a un importante porcentaje de los y las menores en edad escolar, más de dos millones. Niñas, niños y adolescentes que empiezan el curso ya en clara desventaja. Y no solo se trata del material escolar, sino de los gastos relacionados con la alimentación, el vestido, la conciliación y las actividades extraescolares que van a suponer un desembolso inalcanzable para muchas familias.

¿Qué puede salir mal?

A POCOS DÍAS DEL INICIO DE CURSO, no dejan de sorprender las declaraciones de los presidentes de algunas comunidades autónomas como las de Galicia, Aragón y Castilla-La Mancha, y las del consejero de Educación del Gobierno Regional del Madrid, al cual ya le han convocado una huelga general en su comunidad por su pésima gestión, pidiendo responsabilidades al Gobierno central.

La conciliación es familiar y laboral, no escolar y laboral

DESDE CCOO VEMOS CON GRAN PREOCUPACIÓN LAS MEDIDAS PROPUESTAS POR EL GOBIERNO DE ESPAÑA para la apertura de las escuelas y centros que acogen la etapa de Infantil. El motivo más importante que se esgrime por parte de la Administración es el de la conciliación, es decir, facilitar la salida a aquellas familias que tengan que trabajar de manera presencial, una medida que atiende más a razones de productividad que al derecho a la educación y a la salud que están por encima de las razones del mercado.

La crisis como oportunidad de cambio

ESTA CRISIS ES UNA OPORTUNIDAD PARA REFLEXIONAR SOBRE QUÉ EDUCACIÓN TENEMOS Y QUEREMOS. Emilio Lledó sintetiza la esperanza de cambio: “Ojalá el virus nos haga salir de la caverna, la oscuridad y las sombras” (El País, 29 de marzo de 2020).

Una nueva ley educativa. Una nueva oportunidad para el cambio

LA POLÍTICA EDUCATIVA DEBE ENTENDERSE COMO UN PROCESO DE MEJORA CONTINUADA. Hemos tenido desde los años de la Transición un planteamiento frentista, donde la educación no ha formado parte de los consensos básicos que permiten estabilidad y las leyes se han impuesto al margen del consenso político, lo que ha predicho de antemano su carácter efímero y provisional.

Una oportunidad más para prender la chispa

LA CRISIS SANITARIA, SOCIAL Y CULTURAL DEL CORONAVIRUS ES UNA OPORTUNIDAD PARA LA REFLEXIÓN. Si no extraemos conclusiones de esta situación de alarma, es que no somos merecedores del término humanos.