Mujeres reconocidas y valoradas

EL 1 DE JULIO DE 2017 ACCEDIMOS a la dirección de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja (ESDIR), tras superar el concurso de méritos para la selección y nombramiento de directores de los centros docentes públicos no universitarios de La Rioja.

Nuestro equipo directivo se compone de dos mujeres, Silvia Cerrolaza Calvo y Mónica Yoldi López, jefa de estudios y directora, y de dos hombres, Ramón Hernández Alonso y José Ángel Martín Pérez, secretario y jefe de estudios adjunto.

Como docentes, nos animamos a formar un equipo directivo por nuestro interés común en la mejora de la calidad de la enseñanza en nuestro centro. Los cuatros somos unos apasionados de la actividad docente y la distribución de cargos vino dada por las cualidades personales y profesionales de cada uno de nosotros, por la función que creímos que íbamos a desempeñar mejor y con mayor rendimiento. Tenemos muy presente la importancia de nuestros cargos y tratamos de llevarlos a cabo con el mayor rigor posible.

Paciencia y cautela

Los puestos requieren mantener una comunicación fluida con todos los miembros de la comunidad educativa, por lo tanto, cualidades como la paciencia y la cautela son fundamentales para desempeñar correctamente nuestras funciones.

La dirección supuso un cambio de tareas. El día a día ya no son solo las clases y todo lo que ello conlleva, sino que la escuela en su conjunto pasa a formar parte de la rutina y la responsabilidad aumenta sobremanera.

A nivel personal, participar en la dirección de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja ha supuesto tener mucho menos tiempo libre. Las mañanas en el centro son muy intensas, con mucha actividad, y siempre hay una lista de tareas importantes a realizar. Afortunadamente, nuestro entorno cercano acepta nuestra decisión de dedicarnos a estas funciones y asume con comprensión e incondicional apoyo la merma del tiempo que les dedicamos.

Silvia Cerrolaza Calvo, jefa de estudios, siempre ha dedicado gran parte de su tiempo a la preparación de sus clases y a su formación, tiempo que ahora compagina con la maternidad, restando todavía más horas de sueño para poder sumarlas a su labor en la jefatura. Para Mónica Yoldi López, directora de la ESDIR, asumir la dirección de la escuela ha supuesto que el trabajo sea una de sus principales preocupaciones. La responsabilidad que implica dirigir y gestionar un centro le hace dedicar una gran parte de su tiempo a la escuela y ocupar horas de su ocio en trabajar para y por el mejor funcionamiento de la institución.

La dirección ha supuesto ver y entender la escuela desde una perspectiva más amplia y global, haciéndonos cargo de problemáticas y cuestiones que, quizá, desconocíamos.

Directora y jefa de estudios de la ESDIR coincidimos en que nuestra rutina ha cambiado de forma significativa, nuestro día a día tiene que compaginar las tareas burocráticas con la atención directa a nuestro alumnado y compañeros, además de continuar con nuestras labores como docentes, pilar fundamental de nuestra rutina anterior que continúa siendo una de nuestras prioridades.

Como mujeres, trabajamos en un ámbito en el que nos sentimos reconocidas y valoradas profesionalmente. Y estamos animadas y decididas a abordar los desafíos fundamentales que implica la dirección de un centro educativo como el nuestro.

Desde el punto de vista jurídico, la igualdad es un hecho. Sin embargo, desafortunadamente, siguen dándose situaciones de desigualdad. Ambas esperamos que la brecha de género desparezca y que textos como este no sean necesarios.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autoría

imagen del autor

Silvia Cerrolaza Calvo y Mónica Yoldi López

Escuela Superior de Diseño de La Rioja (ESDIR)