El impacto digital del teletrabajo

 

TRAS EL CONFINAMIENTO EN CASA POR LA IMPREVISTA LLEGADA DEL COVID-19, se ha optado por posibilitar preferentemente quedarse en casa trabajando a un gran n煤mero de personas, antes de poner en riesgo la salud en los centros de trabajo.

El r谩pido desarrollo tecnol贸gico y las innovaciones en la actual sociedad de la informaci贸n est谩n modificando la manera con la que hemos de desarrollar nuestra actividad laboral, siendo el sector de las telecomunicaciones decisivo, al permitir el acceso al puesto de trabajo, sin necesidad de la presencia f铆sica del trabajador y surgiendo as铆 una nueva forma de interacci贸n laboral que se conoce como 芦teletrabajo禄 (TT).

Sin embargo, esta opci贸n no va acompa帽ada de las medidas de igualdad, salud laboral y prevenci贸n que debieran ser exigibles en empresas y administraciones p煤blicas, al ser una situaci贸n de emergencia que no ha exigido acuerdo ni formaci贸n para que se tengan unos conocimientos b谩sicos sobre el teletrabajo. El desarrollo del teletrabajo en Espa帽a ha sido de los m谩s bajos de Europa, siendo m谩s el n煤mero de mujeres que hombres quienes lo desempe帽an, a excepci贸n de lo que ocurre en 8 pa铆ses. Resulta parad贸jica la falta de perspectiva de g茅nero en el teletrabajo y el intento de ver en este una medida de conciliaci贸n, sin tener en cuenta ninguna prevenci贸n a帽adida que el estar en el hogar y sin medidas reales de corresponsabilidad.

El peso cuantitativo del teletrabajo empieza a ser relevante en nuestro pa铆s y el proceso de cambio tecnol贸gico parece irreversible, por tanto, el teletrabajo, as铆 como otras nuevas formas de organizaci贸n del trabajo influidas por los cambios tecnol贸gicos, ser谩n una realidad cada vez m谩s relevante en el mundo laboral. Se trata de un proceso imparable.

 

Salud laboral

Desde una perspectiva propia de salud laboral, esta modificaci贸n de la organizaci贸n del trabajo conlleva riesgos, aunque tambi茅n puede presentar aspectos positivos desde un enfoque puramente preventivo. La virtud m谩s rese帽able y plenamente constatable es la reducci贸n de la probabilidad de sufrir un accidente in itinere, asociado a la reducci贸n o eliminaci贸n de los desplazamientos diarios entre el domicilio y el centro de trabajo. No obstante, son varios los riesgos propios que se presentan.

Por un lado, tenemos el peligro de aislamiento por el menor contacto con los compa帽eros y compa帽eras de trabajo. Es este uno de los m谩s frecuentes, lo que hace conveniente implantar ciertas medidas que eviten el riesgo de reducci贸n de los niveles de interacci贸n social. Las posibilidades son variadas, y van desde la obligatoriedad de trabajar varios d铆as en el centro de trabajo hasta el establecimiento de reuniones con una cierta periodicidad. Las nuevas tecnolog铆as de la comunicaci贸n e informaci贸n, pueden permitir la disponibilidad de 24 horas. Esto tambi茅n puede generar sobreexplotaci贸n y abre la puerta a nuevos riesgos de car谩cter psicosocial, como son el tecnoestr茅s.

Estos riesgos psicosociales, que sin duda son los m谩s relevantes, no se reflejan en los convenios o acuerdos a trav茅s de medidas preventivas. Parece necesario incluir nuevas formulaciones de desconexi贸n digital para impedir que el trabajo se desarrolle m谩s all谩 de los horarios acordados, dentro de los procesos de negociaci贸n colectiva que aborden el teletrabajo.

 

Conciliaci贸n

Otro de los riesgos que presenta el teletrabajo y el cual afecta a la conciliaci贸n y a la corresponsabilidad, es la dificultad para separar el trabajo de la familia. Lo que habitualmente son dos lugares distintos, asociados a conceptos y vivencias diferentes (trabajo, competitividad, esfuerzo frente a descanso, ocio, vida privada), se convierten en uno solo. Este riesgo, que como el anterior est谩 condicionado por la disponibilidad de la jornada de trabajo, tambi茅n puede ser abordado desde instrumentos como la desconexi贸n digital.

Debemos se帽alar tambi茅n que es fundamental abordar la perspectiva de g茅nero en la modalidad del teletrabajo. Existe una buena legislaci贸n para conseguir avanzar en igualdad en nuestro pa铆s, siendo fruct铆fera en el tiempo, pues se ha ido desarrollando a lo largo de los a帽os. Es indispensable usar estas herramientas para mejorar situaciones en la sociedad y en el 谩mbito laboral, y conseguir progresar m谩s r谩pidamente hacia la igualdad entre hombres y mujeres. La desconexi贸n digital se convierte, por tanto, en una herramienta imprescindible para evitar los riesgos psicosociales emergentes del teletrabajo y para revertir los efectos que una disponibilidad horaria continua puede tener sobre la conciliaci贸n y la corresponsabilidad en la vida familiar.

En un contexto hist贸rico como el actual, donde la precarizaci贸n y la flexibilidad se est谩n imponiendo en las relaciones de producci贸n, se hace imprescindible una perspectiva de salud laboral y g茅nero en el teletrabajo.

Escribir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.

Autor铆a

imagen del autor

Riki Rosa

Sindicalista de CCOO Ense帽anza, Andaluc铆a.