“Educación es ayudar a formar a gente libre y responsable”

FEDERICO MAYOR ZARAGOZA es exdirector general de la UNESCO. Hoy preside la Fundación Cultura de Paz y el Instituto DEMOSPAZ-UAM. Ha viajado por los cinco continentes y almacena historia fascinantes, aunque reconoce que su pasión es África.
Fue en Burkina Fasso donde la directora de un centro escolar le cambió sus esquemas sobre la educación. Vitalidad, compromiso y contundencia caracterizan a un hombre que mantiene una actividad frenética. Después de una trayectoria de 12 al frente de la UNESCO, Mayor Zaragoza tiene motivos para saber de educación. Muestra preocupación por la herencia que van a recibir las generaciones venideras y defiende una “educación para todos durante toda la vida”.

¿Estamos en un momento de emergencia educativa?

No. Estamos en un momento de reconsideración serena. La educación es algo muy distinto de la capacitación, de la información y del conocimiento. En los últimos años se ha intentado una mercantilización del proceso educativo que ahora ha llegado el momento de rechazar. Educación es ayudar a formar a gente libre y responsable. Lo dice la Constitución de la UNESCO. Dejémonos de informes PISA e informes que quieren que los niños sepan inglés. Un niño puede saber mucho inglés y ser un perfecto maleducado. Jaques Delors dijo que educación es aprender a ser. Después, aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos. Esto es educación. Dejemos que sean los maestros los que hablen.

 

La época de mayorías absolutas parece que ya forma parte del pasado. ¿Cómo se logra aparcar el tacticismo partidista y alcanzar un gran pacto educativo?

Ha habido un excelente ministro de Educación en España hace unos años: Ángel Gabilondo. Intentó alcanzar un pacto muy bueno, porque es un filósofo. Pero a última hora fue rechazada por el PP. Yo ahora soy partidario de la calma. Que dejen hablar a los que saben. Hay excelentes pedagogos en España: Álvaro Marchesi, Adela Cortina, Alejandro Tiana.

 

¿Considera entonces que es necesaria la mediación de una figura independiente?

Sí. Y no hablo solo de personas, sino también de instituciones. ¿Quieren saber de educación? Que le pregunten a instituciones como la UNESCO. Que consulten a los maestros y las maestras que durante años han estado educando. Déjeme que le cuente una anécdota que cambió el sistema educativo de la UNESCO. Visité Burkina Fasso y di una conferencia junto con el presidente de la nación en un centro cerca de la capital. Al terminar, se acercó la directora del centro y me dijo: “Me ha gustado lo que ha dicho, ¿pero usted viene aquí a hablar de la educación en África? Aquí vienen organizaciones como la UNESCO, UNICEF y miembros de ONG con muy buena intención a darnos lecciones en lugar venir a aprenderlas. Yo tomo sus consejos de hoy, pero usted debería tomar los míos. Yo sé más de educación en África que usted”. Al llegar a París retiré el manual de educación y transmití un mensaje: escuchad a los maestros. El programa educativo para África se llamo Audience Africa.

 

«Hasta hace bien poco, a los niños se les daba con un regleta y se les castigaba contra la pared.

Esta no es la mejor manera de educar»

¿Considera que la docencia es un oficio infravalorado en España?

Totalmente. Es, junto con la enfermería y la medicina, la profesión más bella que existe. Saber que has podido influir en que una persona sea capaz de ejercer plenamente las facultades distintivas de la especie humana, que se de cuenta que puede crear, inventar y tener en sus manos las riendas de su destino. Es magnífico ser profesor, tiene tantas compensaciones.

 

¿Es la educación el muñeco roto de todos los gobiernos?

No. Han roto muchos más muñecos, especialmente en los últimos cuatro años. La educación ha sido muy mal tratada. ¿Usted sabe lo que nos costó poner en la Constitución que España era un país aconfesional y poner a la educación en su lugar? Cuando uno es creyente, y yo lo soy, no quiere que haya ninguna imposición de ningún tipo, ni de ideología ni de religión. Ahora hay que invertir en profesores.

 

En consecuencia, ¿se ha desprotegido la educación pública en los últimos años?

Totalmente. Yo soy un científico y me baso en las cifras. Los números dicen que hay menos apoyo. Acepto de buen grado los centros concertados. Estoy de acuerdo en que, sin que haya nunca imposición, existan centros de creencia religiosa. Cuando hablamos de lo público nos referimos a que toda persona es igual en dignidad y tiene derecho a tener las elecciones que quiera.

 

Hablemos de cifras. El gasto en educación se ha reducido en cerca de 9.000 millones de euros entre 2009 y 2014. ¿Considera necesaria una Ley de Financiación del Sistema Educativo que garantice en un plazo temporal limitado, la suficiencia de recursos y que sea avalada por las comunidades autónomas?

El presupuesto es la manera de presentar ante el pueblo las prioridades sociales de cada momento. Hoy estamos hartos de diagnósticos. Necesitamos tratamientos. Por primera vez en la Historia tenemos la responsabilidad de las generaciones venideras. Ha llegado el momento de la serenidad, no de aprovechar que estamos sin Gobierno. Lo que hay que hacer es sentar las bases de un pacto educativo, pero que vaya respaldado por la financiación que sea necesaria. Que nos expliquen quién contrajo las deudas, por qué no se han pagado y por qué se han recortado unos miles de millones más.

 

¿Qué puntos básicos debería contener ese pacto por la educación?

Están muy bien definidos en el artículo 1 de la Constitución de la UNESCO. El fomento en todas las personas de las capacidades humanas: pensar, reflexionar, imaginar y anticipar. Es la columna vertebral del nuevo plan de educación. ¿Cuáles son las disciplinas fundamentales? La filosofía, las enseñanzas artísticas porque fomentan la capacidad de pensar y crear.

 

¿Por qué cree que se ha apartado a la filosofía?

No quieren tener ciudadanos que dejen de ser invisibles, obedientes, silenciosos. Pero esto ya lo han perdido. Ahora vamos a levantar la voz. Vamos a dejar de ser obedientes y de tener miedo. Fíjese si el miedo forma parte de la esencia de los derechos humanos que en el primer párrafo del preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: estos derechos son para liberar a la humanidad del miedo. Ser educado es estar emancipado, ser libre, decir lo que pensamos, saber contrastar.

 

«El primer párrafo del preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: estos derechos son para liberar a la humanidad del miedo. Ser educado es estar emancipado, ser libre, decir lo que pensamos, saber contrastar»

Méndez de Vigo ha asegurado que ve posible un pacto educativo sin derogar la LOMCE. ¿Cree que es factible?

No. La LOMCE ha sido una ley impuesta por un solo partido. No tuvo ni un solo voto de ninguna otra formación. Cuando se tiene mayoría absoluta debería haber mecanismos correctores para impedir que saquen adelante leyes nada menos que en educación. Hablamos de cuestiones que son supra partido político. La educación es algo que incumbe a todas las ideologías y creencias. ¿Cómo puede un partido imponer una ley de educación en un momento determinado, por mucha mayoría absoluta que tenga? Hay cuatro pilares que nunca deberían ser objeto de aprobación a iniciativa de un solo partido: educación, ciencia, justicia y la sanidad. Por tanto, LOMCE no, LOMCE fuera.

 

¿Qué opina de la implantación de las reválidas de Primaria, ESO y Bachillerato?

La verificación de calidad sí es necesaria. Me preocupa la calidad del profesorado que a veces realiza estas reválidas o que se conviertan en una cosa digitalizada en la que no haya la menor apreciación personal. No soy partidario del funcionariado. Tendríamos que copiar a países que saben muy bien cómo se regula y asegura la calidad permanente del profesorado, sobre todo para la educación superior. Sí soy partidario de estos controles, que deben ser ejercidos por personas preparadas. Pero ojo con querer hacer, sobre todo, unos controles basados en los conocimientos de lenguas o de determinadas cuestiones memorísticas, que no tienen nada que ver con una formación educativa razonable.

 

La idea de que los jóvenes de hoy están más preparados y tienen menos oportunidades está instalada en la sociedad. ¿Se corresponde con la realidad?

Sí, y van a tener progresivamente muchas menos oportunidades. Ha habido un cambio esencial en las características del trabajo. Hace tan solo 7 u 8 décadas, el campo tenía la mayor parte de la gente para trabajar. Hoy solo es el 1% porque todo se ha sustituido por máquinas. Cuando hablamos de posibilidades laborales tenemos que decir: “¿Qué posibilidades laborales, de qué me está usted hablando?”. Necesitamos muchos más creadores. Para ello hay que favorecer los servicios, los empleos en educación y sanidad. No se pueden sustituir a las personas en los servicios educativos.

 

Sir Ken Robinson mantiene que los niños nacen con cualidades que, a menudo, el sistema entierra. ¿Está de acuerdo?

Sí. Con lo que se ha nacido, no se puede entorpecer. Si desde el primer momento estamos amenazando con castigos, es evidente que aquellas capacidades que se tenían, porque las poseen todos los seres humanos, irán limitándose.

 

¿Considera que el desarrollo del talento y la creatividad están en entredicho?

Nos están diciendo que lo único que tenemos que hacer es manejar una serie de aparatos cuando lo que hay que hacer es potenciar las enseñanzas artísticas. Como dijo Kennedy en 1963, “no hay ningún desafío que se sitúe más allá de la capacidad creadora que distingue al ser humano”. Pero esto hay que fomentarlo y desarrollarlo.

 

Nos enfrentamos a dos líneas de pensamiento en torno a la educación: un grupo de pensadores que busca transformar el sistema con innovaciones, y otro que reclama reforzar la disciplina y evaluar de forma sistemática el modelo. ¿Podrían converger?

Está claro que tiene que haber ciertas pautas, pero no solo con la disciplina y la amenaza. La libertad es lo contrario. Al alumno hay que decirle que estamos para escucharle y saber lo que piensa. Esa disciplina puede coordinarse con la innovación, pero nunca debe prevalecer. Hasta hace bien poco, a los niños se les daba con un regleta y se les castigaba contra la pared. Esta no es la mejor manera de educar.

 

Los deberes son motivo de debate. ¿Qué importancia deberían ocupar?

Depende del contexto familiar. Para algunas familias, los deberes colocan a los progenitores en una situación muy difícil. Cuando yo fui rector de la Universidad de Granada, los alumnos eran los hijos de andaluces ricos o los granadinos. Los demás, no podían. Y no estoy hablando de hace 200 años, que yo no tengo tantos. La mayor parte de la gente del medio rural era gente analfabeta. La mayor parte de las cosas han de procurar resolverse en el ámbito escolar. Creo que en ocasiones se ha abusado de los deberes en casa. Deben ser más una motivación que una imposición.

Etiquetas:

,

Últimos comentarios

  • Federico Canalejo Enrique

    Los nuevos métodos de enseñanza.
    Yo no estoy de acuerdo en arrinconar las nuevas tecnologías, en la enseñanza, estas nuevas tecnologías deberían formar parte de la metodología de la enseñanza. Ordenadores, móviles, tabletas, todo está en la red, en internet, estos artilugios ayudan de manera muy eficiente en la educación y en la enseñanza, facilitan el trabajo tanto de los estudiantes como de los profesores, claro los profesores deberán aprender e integrar estas técnicas en sus métodos y los currículums; se dejarían los libros en casa, en clase, o en las bibliotecas. No sirve de nada ir todos los días a las clases cargados de libros y materiales didácticos. Las clases deben de ser eminentemente prácticas, exámenes fuera, hay otras formas de evaluar el trabajo de los estudiantes, dejar la memorización y las materias se deben desarrollar mediante proyectos que involucren tanto a profesores como a estudiantes y la colaboración en grupos de trabajo, el seguimiento de los alumnos será más directo y más didáctico. Para que sirve estudiarse el Principio de Arquímedes, si este ya se encargó de estudiarlo y desarrollarlo, coge un barreño con agua y al estudiante no se le olvidará el principio de Arquímedes en la vida, así con todos los temas, teoremas y problemas. Hay que utilizar el razonamiento, la deducción y la crítica como base principal de la docencia y sobre todo el trabajo en equipo, el profesor se deberá involucrar en el trabajo de los alumnos, ser uno más en el equipo.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría