Situación profesional del profesorado en Portugal

LA AUSTERIDAD IMPUESTA POR INSTANCIAS INTERNACIONALES, a la que se alió un Gobierno portugués conservador, ha desarrollado medidas devastadoras en las áreas sociales del Estado, incluyendo el sistema educativo y la profesión docente. Los tiempos que se viven hoy en educación son difíciles y ambiguos.

Se podría decir que son de riesgo para el profesorado portugués: los que tienen más antigüedad no se identifican con los nuevos discursos y exigencias, se jubilan a la primera oportunidad que tienen, o hacen cuentas, con ansiedad, a los días que restan. Son las principales conclusiones del estudio Situación profesional del profesorado en Portugal – Análisis de las transiciones más recientes (2007-2015).

El enfoque en el proceso de recogida de datos se centró en dos escenarios muy concretos, que se desarrollaron en distintos momentos, según los investigadores. Por una parte, buscan comprender y conocer los factores objetivos y subjetivos que operaron en la transición en la identidad de los docentes por una profunda revisión del Estatuto de la Carrera Docente (ECD); y, por otro lado, se ha abordado la crisis económica y financiera, con recortes considerables en la educación, que con medidas muy concretas han derivado en un deterioro de la calidad del proceso educativo y de una dificultad añadida a las condiciones de trabajo y vida del profesorado. Los datos se han recogido con docentes que ejercen su actividad profesional en el sistema de enseñanza pública en Portugal, de la Ministra de Educación del XVII Gobierno Constitucional y de los líderes de las dos Federaciones Sindicales docentes, Mário Nogueira, de la Federación Nacional de los Profesores (FENPROF) y João Dias da Silva, de la Federación Nacional de Educación (FNE). Se han realizado 27 entrevistas y dos grupos de discusión que han implicado la movilización de 13 docentes más, para un total de 40 participantes.

En el escenario en que se desarrolla la profesión docente, “nos fue posible observar y describir conquistas parciales y transiciones preocupantes en la profesionalidad. Ese proceso se consolida en la fabricación de identidades, en el sentido que la fabricación es un constructo para producir prácticas de significación, como nos refiere Foucault (1996), que consisten en nuevos modos de ser docente que se tienen basado, de acuerdo con Ball (2003), al mismo tiempo, por la resistencia y por la capitulación”, afirman los investigadores.

Los profesores portugueses viven una situación de insatisfacción que el estudio achaca a las políticas educativas, ya que no se identifican con las medidas emanadas por los gobiernos, y a las dificultades a las que se enfrentan a diario

Los docentes más jóvenes, confrontados con las duras condiciones de acceso a un trabajo valorado, con derechos y estabilidad profesional, optan por estrategias de adaptación a caminos que se revisten de incertidumbre. Los profesores portugueses viven una situación de insatisfacción que el estudio achaca a las políticas educativas, ya que no se identifican con las medidas emanadas por los gobiernos, y a las dificultades a las que se enfrentan a diario. Hoy, en pleno escenario de crisis con efectos muy concretos en un empobrecimiento generalizado, los docentes se encuentran con un importante incremento de trabajo y menos recursos para hacerles frente y responder a sus alumnos, que se presentan cada vez con más y complejas problemáticas, según la investigación.

“Las experiencias han demostrado el fracaso de las estrategias top down en educación porque no son construidas en una lógica de compromiso con los que son agentes fundamentales para su implementación, es decir, el profesorado”, sostiene el estudio. Así se puso de manifiesto en el proceso de revisión del ECD, que se describe en esta investigación, donde también se demostró que los procesos colectivos de resistencia fueron determinantes para rechazar los modelos impuestos y que nunca funcionaron ni se consolidaron en su plenitud. “Consideramos que el papel del profesorado es determinante para la implementación de cambios, a través de procesos de negociación cordial que se basen en compromisos y tengan en cuenta las particularidades del trabajo docente”, asegura la investigación.

La capacidad de mantener la unidad y la capacidad de resistir frente a las fuerzas manipuladoras vigentes se asume como respuesta fundamental que debe convertirse en prioridad, en una lógica de contraposición a las tentativas de la perpetuación de la ideología dominante, según el estudio.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Marco Rosa

Doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Huelva