Transformación digital en la educación y formación

EL MUNDO EDUCATIVO, EL ACADÉMICO Y EL FORMATIVO EN GENERAL se ha visto zarandeado hasta sus cimientos y llevado a una espiral de cambio acelerado y forzado, que lo sitúa en escenarios nunca antes explorados.

Tras el gran experimento involuntario de la educación en casa, la comunidad comienza el proceso de análisis y estrategia para abordar la nueva situación, y surgen preguntas tan sugerentes como: ¿da respuesta real al alumnado? ¿Estamos empleando los métodos y estrategias a nuestro alcance de manera eficiente e inteligente? ¿Es hora de liderar cambios significativos que sitúen a la educación como la herramienta socializadora más importante?

El coronavirus no ha hecho más que acelerar un cambio que venía produciéndose inevitablemente, como consecuencia de la transformación profunda a la que nos está llevando el uso de las nuevas tecnologías. En un futuro podremos contar que tuvimos la suerte de asistir al mayor cambio acaecido en el sector educativo y que fuimos parte activa de él; por eso, verlo como una oportunidad y no como una amenaza es una actitud que nos va a facilitar tener pragmatismo y capacidad crítica en nuestras decisiones.

Ahora, en nuestro presente, donde los cambios son rápidos, vertiginosos y recurrentes, notamos que el conocimiento académico comienza a tener menos peso frente a competencias, habilidades y destrezas que ayudan a desaprender y reaprender rápidamente; a crear desde la innovación, a utilizar el pensamiento lateral, a trabajar colaborativamente y a aceptar el error como parte vital del aprendizaje, en el cual nuestras herramientas y métodos tradicionales (que funcionaban en una sociedad que vivía a otro ritmo) dejan de servir.

 

Afrontar el reto

Como profesionales de la educación, nuestra responsabilidad es máxima con las generaciones que se encuentran en proceso de aprendizaje y preparación para ser ciudadanos y ciudadanas que puedan desempeñar competentemente un rol a futuro.

Por ello, nos vemos obligados a revisar nuestros métodos, nuestra práctica educativa y ajustarla al colectivo al que nos dirigimos. Esto, en realidad, es una constante en el perfil docente: el reciclaje, la revisión, el desaprendizaje y reaprendizaje o la adaptación.

Nos guste o no, las TIC han llegado hace tiempo para quedarse y poco a poco han transformado el mundo. En esta situación tenemos dos opciones: o las obviamos y seguimos como hasta ahora, con las consecuencias que esto tiene para las generaciones futuras; o afrontamos el reto, las analizamos y las utilizamos en beneficio de la sociedad y los individuos.

En un ejercicio de creatividad y pensamiento lateral, la comunidad educativa está comenzando a usar las tecnologías como herramientas, y a utilizarlas con madurez y criterio en su práctica docente. Hay, por tanto, una nueva cultura que se ha instalado en el colectivo docente, donde las nuevas generaciones cuestionan sus métodos e intentan realizar mejoras en ellos con un orientación clara a dar más protagonismo al alumnado en el aprendizaje.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

imagen del autor

Marcelino Martel Díaz

Pedagogo edTech especializado en elearning y gestión del cambio digital