La importancia de las elecciones sindicales en la enseñanza

LAS ELECCIONES SINDICALES SON EL MOMENTO EN EL QUE TODOS LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS pueden elegir libre y democráticamente a aquellos compañeros y compañeras en quienes más confían para que representen y defiendan sus intereses personales y colectivos.

La representación sindical supone la máxima expresión de legitimidad y confianza que los trabajadores y las trabajadoras depositan en un sindicato.

Según la representación sindical obtenida se establecen las mesas de negociación con empresarios y gobiernos, estatal y autonómicos, para afrontar las negociaciones que atiendan las reivindicaciones laborales y las mejoras en el conjunto del sistema, en nuestro caso, del sistema educativo.

La Federación de Enseñanza de CCOO ha sido la primera organización sindical en el sector (también lo somos a nivel confederal), en la enseñanza pública desde 1990 y en toda la educación desde 2006, lo que nos ha permitido tener representación en todas las mesas y ámbitos de negociación y nos ha convertido en un instrumento de la fuerza laboral organizada para la defensa de sus derechos e intereses.

Con el impulso que nos ha dado esta representatividad, la Federación de Enseñanza ha trabajado todos estos años por el empleo, por mejores condiciones de trabajo, mejores salarios y nuevos derechos para todo el sector de la enseñanza. Se puede demostrar empíricamente, a lo largo de todas las secuencias en las que se han celebrado elecciones, que, habiendo una fuerte representación sindical, se mejoran las condiciones de vida y laborales de las trabajadoras y de los trabajadores.

Por ello, con el objetivo de seguir siendo más fuertes, de seguir estando con los trabajadores y las trabajadoras de la enseñanza para informarles, defenderles, protegerles y, por supuesto, actuar, es esencial seguir ganando las elecciones sindicales, seguir obteniendo su confianza en este nuevo periodo de concentración electoral, tanto en el sector de privada-concertada como de pública. Lo contrario sería muy perjudicial para las personas trabajadoras de la educación: menor fuerza sindical, más fuerza de la contraparte y, por tanto, menor capacidad para conseguir nuestras reivindicaciones. Lo que está en disputa, en definitiva, es la fuerza que los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza somos capaces de movilizar para conseguir nuestros objetivos. Más sindicato y más CCOO, es igual a más derechos.

A la ofensiva

Por tanto, y como conclusión, FECCOO va a pasar a la ofensiva para animar a la participación electoral y obtener los mejores resultados para nuestras candidaturas, con los que dotar a los trabajadores y las trabajadoras de la enseñanza de poder contractual y de negociación.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autoría

Imagen del autor

Diego Molina Collado

Secretario de Acción Sindical en la Federación Estatal de Enseñanza de CCOO